últimoCero
 
The Levitants presentó 'Coimbra' en Asklepios. Foto: Javier P. Miñambres
The Levitants presentó 'Coimbra' en Asklepios. Foto: Javier P. Miñambres

Éxito de público y una banda sobresaliente en la presentación del nuevo disco de The Levitants

La banda vallisoletana presentó su nuevo trabajo 'Coimbra' que ayer salió a la venta en una abarrotada sala Asklepios junto a Alex Jr. como artista invitado
Jorge Ovelleiro
Valladolid

The Levitants son uno de los grupos más reconocidos y respetados de la escena vallisoletana entre el público y los propios músicos, con una creciente repercusión a nivel nacional, por eso la presentación de 'Coimbra' era una fecha más que destacada en la agenda musical. En los últimos dos años casi se pueden contar con los dedos de una mano las veces que The Levitants se han dejado ver en la ciudad. Los formatos acústicos, que en los inicios de la banda eran habituales, cada vez se adaptan menos a la propuesta eléctrica de psicodelia post-punk en la que se han centrado.

El encargado de abrir el concierto fue Alex Jr., quien durante una época fuera guitarrista junto a Levintants. “Cuando me lo propusieron fue una alegría enorme; es un honor, son familia. Esta mañana he hablado con Sergio porque estaba que no podía levantarme de la cama, pero aunque ha habido dudas tampoco podía perdérmelo”, confesaba antes del concierto. Presentó en solitario, solo acompañado por su guitarra acústica y un pedal de distorsión, las canciones que componen 'Roots' lo que será el primer trabajo de su proyecto personal Jr & The Gang. Domina la guitarra, sabe cuando acariciarla y cuando hacer que revienten sus cuerdas, y el público, que inicialmente estaba disperso mientras la sala iba llenándose, acabó acercándose al escenario y reconociéndolo.

Se respiraban nervios, no queda otra en un concierto así, aunque por encima de todo la tranquilidad de saber que el trabajo ha sido duro y eficaz. Sergio Isabel -guitarra eléctrica y voz-, Juan Izquierdo -teclados y sintetizadores- y Dani Alconada -batería- venían con los deberes hechos, solo faltaba disfrutar del momento. Como quien continúa un trazo anterior en un lienzo o encadena relatos, quisieron empezar el concierto con 'On the top' que cerraba su primer trabajo 'Gravity for the Masses'. Han querido, y conseguido notablemente, dar un giro a sus primeras canciones adaptándolas a su nuevo formato. Entre el público había muchas caras conocidas de los escenarios y su entorno, los anteriores miembros de la banda también se acercaron expectantes para descubrir la nueva propuesta de sus colegas. Carlos Ortega, ex-bajista de The Levitants, bromeaba diciendo “me siento como en la boda de mi ex-novia”. Su gesto de satisfacción y asentimiento al escuchar cómo iban desgranando los nuevos temas quitaba cualquier atisbo de dramatismo a su frase. “Suena todo muy cañón”, sentenciaba.

Primero 'Satellite' y luego 'Ancient Empire' fueron las primeras dos canciones del nuevo trabajo que aparecieron, disipando la duda de cómo soban las nuevas composiciones en directo. Hubo tiempo incluso para un tema nuevo no incluido en este disco que sonó sin que siquiera lo presentaran, las canciones se sucedían una tras otra sin que hubiera excesivo tiempo para digerirlas. Solo los cambios de guitarra obligados por la rotura de varias cuerdas daban respiro al público para acercarse a la barra a por un nuevo botellín. El público iba a descubrir las nuevas, pero también estaba ansioso de volver a escuchar sus anteriores éxitos. 'Light and Strokes' y, sobre todo, 'Holy Boy' arrancaron los coros y palmas de los seguidores más fervientes que alzaban sus cervezas al ritmo de los golpes de batería.

Juan Izquierdo a los teclados. Foto: Javier P. Miñambres

Los nuevos temas son cañeros por definición, las guitarras a veces cadenciosas de Sergio son el contrapunto perfecto para los sintetizadores de Juan y viceversa. La omnipresente distorsión de ambos instrumentos, persiguiendo el ritmo en ocasiones frenético de la batería de Dani, hace que el público sienta la necesidad de despegar los pies del suelo. Y así, con estas premisas, llegó el momento de escuchar en directo 'Coimbra', canción que da título y sentido a este nuevo proyecto. El público comentaba la jugada, sonaban referencias a grupos como Interpol o Cat People, y en la mente de más de uno aparecían imágenes propias de los festivales de veranos con esta banda sonora.

'The Call' y 'Nino Bravo' -titulada a modo de onomatopeya por la melodía con la que arranca el teclado- completaban las canciones del nuevo disco que faltaban por sonar. Tras un corto y directo 'Alone', otro de sus viejos éxitos, el setlist terminó con la única versión del concierto, el 'Just like heaven' de The Cure. El trío se despedía así del escenario, con un clásico de culto, aunque el público no estaba por la labor. Empujados por sus gritos subieron para descargar de nuevo a modo de propina su flamante single. 'Coimbra' ya está en la calle y augura grandes momentos a una banda que se reinventa y reivindica con lo mejor que puede ofrecer: calidad, diversión y canciones.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta