últimoCero
 
Concentrados a las puertas de los juzgados por las detenciones del 1 de mayo. Foto: C. Arranz
Concentrados a las puertas de los juzgados por las detenciones del 1 de mayo. Foto: C. Arranz

Abren una investigación por trato vejatorio al jefe de la unidad que detuvo a un joven el 1 de mayo

Dos de los tres jóvenes detenidos aquel día han prestado hoy declaración ante el juez
últimoCero
Valladolid

La denuncia que ha interpuesto contra el Jefe de la Unidad de Intervención uno de los tres jóvenes que fue detenido por la Policía el pasado 1 de mayo ha sido admitida a trámite y se ha iniciado una investigación para determinar si los agentes que participaron en su detención le dispensaron un trato vejatorio, según han confirmado a últimoCero fuentes del sindicato CNT.

El joven, que está citado con el médico forense para el próximo día 18, presentó denuncia a los pocos días de haber padecido, durante su detención y posterior traslado a comisaría, un “trato inhumano”, siendo insultado y golpeado por el citado Jefe de unidad.

Arropado por una veintena de compañeros del sindicato, el detenido ha prestado hoy declaración ante la juez de Instrucción número 6 de Valladolid, a la que ha podido relatar cómo sucedieron los hechos aquella mañana cuando la pacífica manifestación en la que participaba estaba a punto de concluir.

“En ningún momento opuse la más mínima resistencia pero los golpes llovieron sobre mí. Fue en ese momento cuando me pusieron las esposas y me metieron en el furgón policial sin explicación alguna, con un trato inhumano, tirándome al suelo, a los pies del Jefe de la Unidad”, explica el joven detenido.

El relato de lo que ocurrió a partir de ese momento es, simplemente, escalofriante. “Una vez a solas con ellos, dentro del vehículo, sin testigos, tirado en el suelo esposado, el Jefe de la Unidad sólo se dirigía a mí para darme golpes en la cabeza y para amedrentarme con amenazas y frases como ‘No sé si matarte o mutilarte, ¡cerdo!’, ‘Te vamos a dar una paliza que te vas a enterar, para que se lo cuentes a tus compañeros’ o ‘prepara las toallas y el agua fría que éste hoy va a dormir calentito’”, recuerda.

“Una vez llegamos a comisaría, el Jefe de la unidad me sacó arrastras del furgón, continuó con sus vejaciones, dejándome caer de espaldas entre el furgón y el bordillo de la acera (...) me introdujo en la comisaría agachado, golpeándome intencionadamente por su parte con el picaporte de la puerta para, a continuación, soltar en tono irónico: ‘Tienes que mirar por donde vas’.

Luego me metieron en un cuarto con una silla. Cuando hice intención de sentarme, uno de los agentes que estaba allí me tiró al suelo y pude escuchar la frase: ‘Dice el jefe que los perros se sientan en el suelo’. Allí pasé tres horas”, relata.

El joven, que ha contado estos hechos al juez, está acusado de atentado y resistencia a agentes de la autoridad. Fuentes sindicales apuntan que las denuncias policiales, que “no cuentan con respaldo de parte de lesiones” alguno, sostienen que el joven detenido “quitó la gorra a uno de los agentes y a otro le agarró por el cuello”.

Otra de las dos compañeras que también fue detenida en la mañana del 1 de mayo al término de la manifestación también ha prestado declaración ante el juez esta mañana. En su caso, se le acusa de haber provocado daños en un cajero “por haber puesto una pegatina” relacionada con la jornada de manifestación.

La declaración de otra joven, que también está acusada de lo mismo, se ha aplazado.

Los concentrados en la calle Angustias, frente a la sede de los juzgados de Valladolid, portaban una pancarta en la que se podía leer: “Por la libertad social y sindical. Absolución represaliados 1M y 9M”.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta