últimoCero
 
Una treintena de artistas se han reunido en el bar El Desierto Rojo para abordar la problemática situación de la música en directo.
Una treintena de artistas se han reunido en el bar El Desierto Rojo. Foto: L. Fraile

Artistas contra la "caza de brujas"

L. Fraile
Valladolid

Este jueves una treintena de artistas se han juntado en el bar El Desierto Rojo, siendo convocados por Nacho Laseca, integrante del grupo de teatro Malalengua, que fue uno de los afectados este miércoles durante la suspensión del cabaret celebrado en el bar Beluga.

A dicha reunión asistieron integrantes de compañías como Hormonáuticas, Finando Hilo o Kull De Sac, magos, grupos musicales como The Lizard Pants o Curioso Periplo, representantes de bares como el Café Tacuba, Libertad 3, bar Beluga o bar Berlín, estudiantes de la Escuela de Arte Dramático e integrantes de salas alternativas. El objetivo de esta reunión fue el de juntarse con personas vinculadas mayoritariamente a las artes escénicas para hablar de lo que está pasando con las actuaciones en directo en Valladolid, así como de las posibles vías para solucionarlo.

Al igual que ha sucedido con las otras reuniones convocadas desde este sábado, era habitual escuchar el deseo de buscar soluciones, unirse e informarse bien de la normativa para llegar a un buen término de la situación. En esta ocasión se mencionaba la inclusión de la prohibición de realizar también exposiciones en los bares, lo que se suma a la lista de prohibiciones y cancelaciones de conciertos y espectáculos teatrales (tal y como ha ocurrido en estos días con la suspensión de la propuesta de Microteatro por la gorra que se hace en El Desierto Rojo, al menos hasta que se arregle la situación).

Entre presentación y presentación había propuestas y comentarios más o menos optimistas: “Nos guste o no tenemos que jugar a un juego en el que las normas no las hemos puesto nosotros, y hay que jugar con ellas”. También había espacio para clarificar el punto de partida: “A ojos del Ayuntamiento somos un grupo de perroflautas, pero debemos hacerles ver que sobre todo somos profesionales que nos estamos ganando la vida”. “Tenemos que ver qué está ocurriendo en otras provincias de Valladolid”, indicaba otra persona.

Poco después llegaba Lara, integrante del Colectivo Rémora, del bar Beluga y de la Plataforma de la Música, para aclarar su situación tras la cancelación del último Cabaret que habían organizado y que tuvo lugar durante la noche del miércoles. Desde su Colectivo han realizado un comunicado de prensa, tienen intención de hacer llegar su queja a nivel nacional y europeo y declaran su intención de hacer todo lo posible por arreglar la situación. “Esto está siendo una caza de brujas”, señalaba ésta.

“Tenemos que intentar llegar a una conciencia social. Han empezado con los músicos, luego siguieron con los actores… Y seguirán con las exposiciones, las presentaciones de libros y los cortos”, indicaba otra persona. “Esto ya es algo en contra del sentido común”, decía un actor. “Yo no puedo alquilar una sala. Necesito un lugar donde trabajar. Más allá de la Cultura es una cuestión de trabajo”, señalaba otro. También se tomaba esto como una reivindicación de acceso a una Cultura y un ocio distintos, al alcance de todos los bolsillos.

“O nos enfrentamos con cabeza a todo esto o acabaremos siendo residuales. Es una cuestión ideológica. La Cultura suya la tienen en el Miguel Delibes o en el Calderón, les importa una mierda que tú quieras ganarte la vida como actor”, terminaba diciendo otro de los asistentes. Otra decía: “Lo que está ocurriendo es que están tratando de sacar dinero de cualquier sitio”. La intención de los integrantes de esta reunión es sumarse a las otras plataformas existentes para continuar su lucha por la libertad de expresión y en defensa de la Cultura de manera conjunta.

Por ello el próximo domingo, 10 de marzo, todos los colectivos afectados por las persecuciones policiales se reunirán a las 18.30 horas en Casa Babylon. En definitiva, apostar por su derecho a la reunión, a la expresión y al trabajo.

Noticias Relacionadas

La polícia interrumpe una actuación teatral en el Café Beluga 

Medio centenar de músicos se reúnen para defender la música en directo

Los bares de Valladolid se reunirán para solicitar nuevas licencias musicales

Las redadas acaban con 13 años de conciertos en el Café Teatro

La policía interrumpe el concierto de Cañoneros en el Molonio

Las actuaciones en vivo sobreviven en Palencia

Opnión: Viva la corneta y el tamboril 

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta