últimoCero
 
Jesús García Galván, ex delegado territorial de la Junta en Valladolid. Foto: Carlos Arranz
Jesús García Galván, ex delegado territorial de la Junta en Valladolid. Foto: Carlos Arranz

Caso Arroyo: “Amigos” de García Galván ingresaron en su cuenta más de 40.000 € en un año y medio

Un ex socio de Mahía asegura que Méndez “se llevó auténticas salvajadas de dinero” / El alcalde era “el mejor socio” de la constructora, afirmó
G. V.
Valladolid

Si la primera sesión del juicio por el caso Arroyo resultó descafeinada, la segunda celebrada hoy, ha contado con todos los alicientes que se le supone a una vista oral en la que se juzga un presunto caso de corrupción urbanística. La poco verosímil confesión de un político que compra casas a ‘tocateja’ y tiene “amigos” que le ingresan miles de euros en su cuenta, empleados de constructoras que firman contabilidades de dinero “B” que aseguran que es “A” y hasta un encendido careo entre el alcalde del municipio que se convirtió en escenario de presuntos delitos y el ex socio de la constructora que asegura que los “regalos” de casas y los “préstamos” eran sólo “el chocolate del loro”. Los ingredientes necesarios para una película cuyo guión judicial comenzó a escribirse hace 7 años.

Especialmente llamativa ha sido la declaración del ex delegado territorial de la Junta en Valladolid (también ex concejal y ex diputado del PP), Jesús García Galván, acusado en este caso. Ha reconocido que en abril de 2004 se desplazó hasta Zamora para comprar a la constructora Mahía una vivienda en la localidad coruñesa de Mugardos con dinero en metálico (148.900 euros más IVA), a pesar de tener concedido un préstamo por importe de 166.000 euros en Caja Duero. “No es que la constructora me obligara a pagar en metálico, es que lo acordé así con ellos y, como no avisé a la caja con antelación, tuve que reunir en 48 horas el dinero en metálico acordado para hacer frente al pago”, aseguró durante su interrogatorio, aclarando que ese dinero lo consiguió reunir gracias: “A lo que tenía por casa, un préstamo de mi abuela (ya fallecida) y otro de mi amigo Julián Ramón Prieto (también fallecido)”. De ninguno de los dos préstamos García Galván tiene recibo.

El ex diputado, que siempre ha sostenido que la casa no fue un regalo de la constructora Mahía, sino una compra real, vendió el inmueble en agosto de 2007 “por necesidad personal” a una empresa de la que él había sido socio con anterioridad. Tras la venta, ha visitado el chalé de casi 200 metros cuadrados.

El testimonio del ex cargo de la Junta que cobraba 3.000 euros mensuales, deparó una sorpresa más. A preguntas de la Acusación Popular, ejercida por la Asociación de Vecinos Arroyo- Siglo XXI, reconoció que, entre junio de 2005 y diciembre de 2006, en su cuenta se registraron ingresos periódicos que, en conjunto, sumaron más de 40.000 euros. García Galván, sin dar muchos detalles, aseguró que esos ingresos periódicos de 1.000, 1.500, 2.000 y, excepcionalmente hasta de 35.000 euros provenían de la solidaridad de “muchísimos amigos y familiares” que decidieron ayudarle ante un “cambio de situación personal” motivado por una separación.

Tanto al tribunal como al Ministerio Público les llamó especialmente la atención que García Galván no utilizara el préstamo concedido por Caja Duero para pagar la vivienda de Mugardos. “Si llega a haber utilizado la hipoteca concedida para pagar en lugar de hacerlo en metálico, a lo mejor no se hubiera tenido que sentar en ese banquillo”, le señaló el Fiscal.

José Manuel Méndez junto a su abogado. Foto: Carlos Arranz

José Manuel Méndez junto a su abogado. Foto: Carlos Arranz

Ventilador

Otro de los platos fuertes de la jornada de hoy, una de las piezas angulares sobre las que pivota la acusación de este caso, ha sido la declaración como testigo de uno de los fundadores de la constructora Mahía: Manuel Gómez Maroñas. Su testimonio no ha tenido desperdicio. Ha asegurado que el alcalde de Arroyo de la Encomienda, José Manuel Méndez, “era colaborador de Mahía porque era la lanzadera de lo que tenían montado en Arroyo y en otras localidades de Castilla y León”, que el primer edil “se llevó de la empresa auténticas salvajadas de dinero” y que, en definitiva “era el mejor socio que tenía la constructora, según sus propios gestores”. “Los regalos de casas y los préstamos que no se devuelven son sólo el chocolate del loro”, afirmó durante su interrogatorio el que fuera fundador de Mahía, convencido de que “toda la contabilidad de la empresa está adulterada”.

Careo

El punto álgido de la vista se vivió al final de su declaración cuando, atendiendo a una petición del abogado de Méndez (Javier Gómez de Liaño), el tribunal aceptó “por unanimidad”, someter a un careo a Gómez Maroñas y Méndez Freijó. El alcalde sostuvo que Maroñas le amenazó en su despacho de alcaldía cuando le pidió que mediara con López Casal para que le comprara sus acciones en Mahía “si no quería tener problemas”. También negó que hubiera asistido a fiestas organizadas por la constructora. Por el contrario, Maroñas aseguró: “Tu estabas asustado y todo eran atenciones porque lo que no querías es que te denunciara. Tu has estado en las fiestas de Mahía y en la mesa presidencial con López Casal, si quieres te traigo 20 testigos que lo acrediten”.

Arquitecto

En la sesión de hoy también a ha declarado el acusado Buenaventura Conde Salazar, arquitecto municipal interino de Arroyo de la Encomienda. Defendió la legalidad de su actuación en la tramitación de los expedientes relativos a los SAU 9 y 13 y que no favoreció a Mahía, a pesar de que en la causa obra un documento manuscrito en el que se dirige a un arquitecto de la constructora, indicándole los pasos a seguir para que la tramitación pudiera continuar, en el que se recoge la leyenda tachada: “Ten cuidado con lo que di...” (SIC).

Buenaventura Conde Salazar, arquitecto municipal interino de Arroyo de la Encomienda. Foto: Carlos Arranz

Poco o nada aportó el arquitecto de las relaciones societarias de su mujer con otro arquitecto, que trabajó para Mahía y fue consejero de la sociedad municipal de urbanismo (EMUVA) de Arroyo de la Encomienda.

Conde Salazar confirmó que cambió su trabajo autónomo como arquitecto con el que llegó a cobrar más de 90.000 euros en 2002, por un sueldo como interino del Ayuntamiento de Arroyo que ‘sólo’ llegó a alcanzar los 40.000 € anuales en 2005.

La sesión de hoy también ha contado con la declaración mediante videoconferencia, en calidad de testigos de los tres empleados de Mahía que, según Maroñas, “se encargaban de toda la contabilidad B de la constructora”: Pilar Encarnación Blanco, Ignacio Rodríguez Peláez y Manuel Lois de Castro. Los tres, negaron que esos apuntes contables registraran movimientos de dinero negro mientras su jefe, desde Valladolid y sentado en el banquillo de los acusados, Ramón López Casal, escuchaba atentamente.

Tres testigos más completaron la sesión. Félix Carreras Villarpriego, ex socio del alcalde Méndez en Recreativos Dema, aseguró que el alcalde de Arroyo propició el contrato de otra de las acusadas, María Iluminada de Miguel, en Mahía “por las influencias políticas que tenía su padre”, el ex diputado provincial Dionisio Miguel Recio.

Los ex concejales de Arroyo, Evaristo López de los Ojos (PSOE) y Julio Álvarez Rodilana (IU), aseguraron, con más o menos contundencia, que el equipo de Gobierno presidido por Méndez “favorecía los intereses de Mahía” en el municipio.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Caso Arroyo: El juicio más esperado comienza ‘capado’

Caso Arroyo: Un juicio especial con normas especiales para periodistas

"En el caso Arroyo no están todos los que son"

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta