últimoCero
 
Despoblamiento en el medio rural.
Despoblamiento en el medio rural.

Castilla y León perderá cerca de 200.000 habitantes en los próximos diez años, según el INE

Hace falta imaginación y muchos recursos para combatir las proyecciones oficiales para el medio rural
últimoCero
Valladolid

Las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE) para el período 2013-2023 –publicadas el 21 de noviembre de 2013- señalan un descenso acusado de la población en España que pasaría de 46.704.314 habitantes en 2013 a 44.082.671 en 2023; una disminución de 2.621.643 habitantes, un 5,6%. Habrá menos nacimientos y más fallecimientos. Las causas: reducción del número de mujeres en edad fértil y saldo migratorio negativo –menos inmigración y más emigración-.

Las proyecciones para Castilla y León indican una pérdida de población en los próximos diez años de 195.227 habitantes, el 7,7%. De 2517.157 habitantes en 2013 a 2.321.930 habitantes en 2023.

En cifras absolutas es significativa la pérdida de población en las provincias de Burgos -38.774 habitantes-, León -35.517, Salamanca -24.951- y Valladolid -23.406-. En porcentajes el descenso de población es muy importante en Burgos, Zamora y Segovia, cercanas o superiores al 10%.

Consecuencias socieconómicas

Aunque siempre discutibles, si damos por razonables las proyecciones demográficas sobre el territorio de Castilla y León también podemos aventurar algunas consecuencias del escenario demográfico en la próxima década.

Lo primero es señalar que la situación no es radicalmente distinta a la tradición demográfica de Castilla y León desde 1950–despoblamiento, migración, especialmente alta en el medio rural- que solamente algunas provincias han visto alterada en los últimos años a causa de la inmigración de extranjeros y la inmigración de la propia comunidad. Hay que recordar que el territorio de Castilla y León tenía en el año 1900 la cifra de 2.302.417 habitantes y en el año 2013 ha alcanzado los 2.517.157 de habitantes.

No hay fórmulas que nos permitan saber cuál es la población ideal de un territorio por lo que resulta inútil hablar de tasas de reposición para el mantenimiento de una población en nuestra comunidad. El despoblamiento rural es un problema social y económico al que no se han encontrado soluciones eficaces. Fijar la población –garantizando un futuro digno- es la única forma de frenar el despoblamiento.

Se debe asumir, al menos a corto y medio plazo, la realidad demográfica y promover políticas acordes con esa realidad. En un territorio tan extenso y poco poblado hace falta imaginación, flexibilidad y muchos, muchos recursos.

Vivienda

La burbuja inmobiliaria y su estallido en 2008 han dejado en muchas ciudades y pueblos un importante stock de viviendas sin vender y por tanto vacías. A esta realidad hay que sumar el descenso de la población que incrementará –en unos sitios más que en otros- el número de viviendas disponibles. La pérdida real de poder adquisitivo de los salarios, el alto desempleo, la emigración –sobre todo juvenil- y el descenso en el número de formación de nuevos hogares provocarán inevitablemente un descenso en la demanda y por tanto una caída imparable de los precios de compraventa y alquiler de vivienda durante al menos toda la década próxima.

Las predicciones demográficas para un futuro más alejado a 2023 seguirán estando en cifras muy negativas. No tiene sentido promover la construcción de vivienda nueva, en todo caso habrá que alentar la rehabilitación y mejora del parque inmobiliario existente, tanto rural como urbano.

Desempleo juvenil

Las cifras de desempleo agudizan el problema del despoblamiento. La emigración de jóvenes, tradicional en la Comunidad de Castilla y León, puede verse frenada o alentada dependiendo de la creación de empleo de calidad.

Educación

La caída en la población en edad escolar en Castilla y León se viene apreciando en los últimos años y se acentuará de forma clara a principios de la próxima década.

En el medio rural continuará la despoblación. Va a ser difícil mantener todas las Escuelas Primarias (CEIP) e Institutos de Educación Secundaria (IES) en muchos pueblos y zonas que están perdiendo población y están muy cercanos a otros núcleos más poblados. Puede primar la racionalización o las influencias caciquiles –el tiempo nos lo dirá-.

La disminución del alumnado en la enseñanza obligatoria y bachillerato, sobre todo en las grandes ciudades, incrementará la presión de la enseñanza privada concertada para mantener o aumentar sus privilegios –fundamentalmente económicos- que les permitan tapar la sangría de alumnado que se dirige a la escuela pública ante la disminución de recursos de las familias.

Si las tasas universitarias consolidan su encarecimiento y desciende el número de becas es previsible una disminución significativa en el número de estudiantes que cursarán enseñanza superior. Ante este escenario es previsible que se cuestione el mantenimiento de cuatro universidades públicas (Burgos, León, Salamanca, Valladolid y UNED) con criterios de calidad razonables y similares ofertas de estudios. La Universidades privadas (Pontificia de Salamanca, Internacional SEK de Segovia, Católica de Ávila y Europea Miguel de Cervantes de Valladolid) están sujetas a los mismos problemas que las públicas junto a otro nuevo fenómeno: no existirán excedentes de alumnos provenientes de las universidades públicas.

Sin duda a los futuros alumnos universitarios les será más fácil cursar los estudios elegidos en primera opción. Los ‘numerus clausus’ tenderán a desaparecer en la mayoría de los grados universitarios.

Sanidad y dependencia

A los costes, tradicionalmente altos en sanidad por la dispersión de la población en Castilla y León, habrá que sumar nuevos gastos por el natural envejecimiento de la población.

En dependencia el futuro es más incierto ya que el envejecimiento no supone inevitablemente un aumento de los períodos de dependencia, muy al contrario, una sanidad de calidad –si se mantuviera- y un envejecimiento activo reducirán el tiempo de dependencia, incluso ante un aumento de la esperanza de vida.

Las políticas públicas en relación con la dependencia –apoyo o desistimiento- marcarán tanto el gasto como la futura calidad de vida para los dependientes castellanoleoneses.

ENLACES

Datos: INE – Proyecciones de población a corto plazo 2013-2013 (publicadas el 21 de noviembre de 2013)

Último Cero- Breve informe sobre la educación en el medio rural de Castilla y León – Pedro Escolar

 

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta