últimoCero
 
Imagen de archivo de unas oposiciones al cuerpo de maestros. Foto: Ceifor Oposiciones
Imagen de archivo de unas oposiciones al cuerpo de maestros. Foto: Ceifor Oposiciones

Comienza el juicio por el supuesto ‘tongo’ en las oposiciones a maestros 2009 seis años después

Se limitó el número de aprobados por tribunal, rebajando la nota por debajo de 5 a muchos opositores al heberse establecido cupos de aprobados para cada tribunal / 1.100 de los 8.699 aspirantes que se presentaron, obtuvieron plaza de funcionario
últimoCero
Valladolid

Seis años después de que se presentara la denuncia, mañana comienza el juicio por un supuesto ‘tongo’ en las oposiciones al cuerpo de maestros celebradas en 2009 en las que se limitó el número de aprobados por tribunal, rebajando la nota por debajo de 5 a muchos opositores al haberse establecido cupos de aprobados para cada tribunal. Un total de 8.699 aspirantes se presentaron y 1.100 fueron los aprobados que finalmente consiguieron plaza.

Está previsto que la sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ en Valladolid acoja mañana y pasado la vista de este caso que, para los denunciantes, pone de manifiesto que se desvirtuó el concurso-oposición de 2009, pues en ningún lugar de la convocatoria se establecían cupos de aprobados por tribunal.

El resultado de aquella convocatoiria fue sorprendete por varios motivos que forman parte de la denuncia presentada en su día. La coincidencia en el número de aprobados por tribunal en cada especialidad: en todas las especialidades, hay una coincidencia en el número de aprobados por tribunal, lo cual es imposible estadísticamente si no se hubieran limitado, pues los opositores se distribuyen alfabéticamente. Por ejemplo, en Primaria hubo de 7 a 9 aprobados en todos los tribunales, en Pedagogía Terapéutica hubo 12 aprobados en once de los trece tribunales excepto en dos (con 10 y 14 respectivamente), etc.
 La ratio de número de aprobados por plaza es alrededor de 1,5, cuando tendría que ser mucho más alta, pues después hay una fase de concurso para terminar de cribar: el número de aprobados de la fase de oposición no llega a 3 aprobados por plaza en Audición y Lenguaje, y oscila entre 1,2 y 1,6 en el resto, lo cual explicaría fácilmente la limitación del número de aprobados.

Un cuadro comparativo de las oposiciones de 2011 y 2009, con datos proporcionados por la propia Consejería durante el contencioso forma parte ya del sumario de este caso y resulta esclarecedor: En 2011 no se limitaron los aprobados y la ratio de aprobados en la fase de oposición llegó a ser de hasta 12 aprobados por plaza en algunas especialidades, que contrasta claramente con el 1,6 o 2,9 por plaza de 2009; y la diferencia en el número de aprobados en las distintas especialidades es enorme: por comparar, en Audición y Lenguaje llegó a 11,5, en comparación con el 2.9 de 2009. En esa oposición de 2011 no hubo sospecha de establecimiento de cupos y sacaron plaza alrededor de 20 personas del grupo de recurrentes.
En dos tribunales de Pedagogía Terapéutica y uno de Infantil no hay notas entre 5 y 7, que son las más habituales en cualquier examen (campana de Gauss). Lo que se explicaría por la rebaja de esas notas medias por debajo del 5 para cumplir con los cupos de aprobados.

Los pasos judiciales

En diciembre de 2009 los aspirantes que se consideraron perjudicados (más de 80) interpusieron el contencioso tanto en Burgos como en Valladolid (las dos sedes del TSJ), y fueron acumulados en uno sólo en Valladolid. Además de algunas pruebas, adjuntaron el informe del Procurador del Común y del Defensor del Pueblo, que les dió la razón en su denuncia y que sugerían en su informe que la Consejería debería revisar las calificaciones.


Tras la demanda y contrademanda, en febrero de 2012, prestaron declaración en el Tribunal Superior de Justicia una serie de miembros de tribunal, citados por los denunciantes, y los 7 presidentes de las Comisiones de Selección, que además eran presidentes del Tribunal 1 de cada especialidad (y nombrados "a dedo" por la administración).

Según fuentes del caso, durante la testifical, todos los Presidentes reconocieron que no quedaba ni rastro de las puntuaciones que cada miembro de tribunal había puesto a cada opositor en cada prueba, por lo que no se puede comprobar si hicieron correctamente la media aritmética, o si eliminaron la nota más alta y la más baja si diferían en más de 3 puntos, tal y como indica la convocatoria.

“Eso es motivo de nulidad, evidentemente, por no haberse conservado documentación tan importante”, sostienen los denunciantes, que, además, recuerdan que varios miembros de tribunal de alguna de las especialidades reconocieron que rebajaron las notas de muchos opositores, utilizando un programa Excel que las bajaba automáticamente y que nadie sabía quién lo diseñó. Las instrucciones que recibieron fueron verbales, así no quedaba constancia escrita de esa ilegalidad. En el caso de la especialidad de Pedagogía Terapéutica, según las mismas Fuentes del caso,  dos secretarias reconocieron que en su casa tenían las actas con las notas individuales de los miembros de tribunal para cada opositor (tras ver un modelo en blanco donde las tenían que poner, aportado por la Consejería), pero cuando posteriormente el Ponente se las solicitó, entregaron otra cosa.

Meses después de la testifical, como la Consejería no había avisado individualmente a los aprobados de que se había interpuesto el contencioso, el Tribunal anuló todos los pasos seguidos en el juicio hasta el momento de la demanda, para permitirles a ellos personarse como codemandados y presentar su propia contrademanda. Se personaron alrededor de 300 aprobados representados por diferentes abogados y presentaron su contrademanda. La testifical debe por tanto repetirse, pero el ponente ha decidido que siguen siendo válidas las declaraciones de los testigos en 2012.

Este caso, según los afectados consultados por últimoCero provocó “mucha tensión en los colegios en esa época (y aún hoy en día en algunos se mantiene), pues en los mismos centros coinciden tanto aprobados como recurrentes”. Los primeros podrían perder su plaza de funcionarios, los segundos, podrían conseguirla seis años después de haberse examinado.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta