últimoCero
 
Juan Carlos Arnuncio y Eusebio Alonso, directores del workshop. Foto: L. Fraile
Juan Carlos Arnuncio y Eusebio Alonso, directores del workshop. Foto: L. Fraile

Cuatro propuestas para mejorar las viviendas de la Rondilla

Una veintena de profesores han impartido clases en un workshop celebrado desde la semana pasada en Valladolid
L. Fraile
Valladolid

Después de más de una semana de curso, los alumnos del workshop internacional `Alojamientos para otros modos de vida´ presentarán este miércoles 24 de julio los cuatro proyectos ideados en torno a varios edificios degradados de viviendas del barrio de la Rondilla. Entre sus propuestas se encuentran la construcción de un aparcamiento en altura concebido de tal forma que permita liberar el tráfico y construir un boulevard o el establecimiento de varias plazuelas a través de la sustitución de una parte de los edificios por otra construida en altura. También se ha planteado la apertura de unas galerías con las que posibilitar la reestructuración interna de los bloques de viviendas y con las que aprovechar las cubiertas de los edificios para plantaciones vegetales, así como un diseño para liberar la planta baja de los edificios y poder hacerlos más permeables.

Estos cuatro proyectos, que serán presentados a través de los planos y maquetas realizadas, podrán verse a lo largo de toda la mañana de este miércoles en el Salón de Actos del Museo de Arte Contemporáneo Español Patio Herreriano. Con ello se dará fin a este curso, que ha sido organizado por el Departamento de Teoría de la Arquitectura de la Universidad de Valladolid y en el que han participado una veintena de alumnos tanto del segundo ciclo de Arquitectura como recién titulados.

La primera sesión tuvo lugar el lunes 15 de julio, día en el que los alumnos pudieron disfrutar de una clase impartida por Eusebio Alonso (profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valladolid) y Juan Carlos Arnuncio (Catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid), ambos directores de este workshop. Esta sesión se centró en ofrecer un contexto general de la cultura arquitectónica actual. Tras esta clase, celebrada en la biblioteca del Museo de Arte Contemporáneo Español Patio Herreriano, los participantes se trasladaron al barrio de la Rondilla para conocer en profundidad su estructura y para ir orientando sus propuestas.

A lo largo de este curso, los alumnos han podido disfrutar de una veintena de clases teóricas. “Han sido clases con una duración que iba desde los cincuenta minutos a la hora. Nos hemos centrado en tres conceptos de las vanguardias del siglo XX, como es el de la vivienda mínima, social y racional, pero trasladados a la actualidad. En estas clases se ha hablado de las diferentes formas de vivienda que hay en lugares como Berlín, Roma u Oporto, de las alteraciones de estas tipologías, de las viviendas desde un punto de vista ecológico y energético, de los modos de agrupación de viviendas…”, explica Juan Carlos Arnuncio, codirector del workshop. Estas clases han sido impartidas por una veintena de profesores procedentes de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valladolid, la Universidad Politécnica de Madrid, la Facultad de Arquitectura Roma Trè, así como de la Facultad de Arquitectura y la Escuela Superior Artística de Oporto.

Una de las maquetas realizadas durante el workshop. Foto: L. Fraile

Una de las maquetas realizadas durante el workshop. Foto: L. Fraile

“El workshop ha estado constituido por clases teóricas, trabajos en grupos y puestas en común críticas de los avances realizados. Con él queríamos constatar que el tema de la vivienda en occidente está sometido a cambios por aspectos económicos, tecnológicos y culturales, lo que hace necesario verlo desde otros puntos de vista. Los estudios en torno a la vivienda se han estado haciendo para unidades familiares convencionales pero ahora hay otras unidades y otros parámetros culturales, a lo que se suma un factor energético al que hay que ser sensibles. Los modelos actuales de vivienda han quedado obsoletos. Necesitamos una vivienda versátil, capaz de adaptarse a necesidades distintas”, añade Juan Carlos.

Con este punto de partida, los participantes del curso han investigado y trabajado sobre diferentes propuestas para el barrio de la Rondilla. “Hemos elegido este barrio porque tiene un tamaño suficientemente grande, por el grado de homogeneidad de sus edificios y por algunos de sus problemas enquistados, como el del tráfico y el de la falta de aparcamientos. Es un lugar donde la relación entre la calle con uso para el peatón y el número de viviendas es muy deficitaria, aunque también tiene muchos puntos fuertes: su vitalidad, el carácter colectivo, la conciencia social del barrio, la proximidad que tiene con el centro... Eso sí, a pesar de que hemos elegido este barrio para los proyectos, no se trataba tanto de arreglar problemas de allí sino de pensar en problemas universales”, explican Juan Carlos y Eusebio.

En todo este proceso, la línea a seguir ha estado muy clara desde el principio: “Queríamos proponer e investigar más allá de las actuaciones habituales de aislar las viviendas o darlas ascensores, que es algo que ya se está haciendo y que hace que las viviendas sean más habitables. Necesitábamos ir más allá para pensar en las posibilidades de relación, ver si hacía falta alguna plaza, cómo esponjar el espacio manteniendo alojado a todo el mundo… Ya hay directivas, planes y observadores que afirman que rehabilitar no es sólo mejorar las instalaciones, sino entender las necesidades actuales a nivel espacial y en tres escalas: la casa, la ciudad y el espacio público”, añade Juan Carlos.

Una de las maquetas realizadas durante el workshop. Foto: L. Fraile

Una de las maquetas realizadas durante el workshop. Foto: L. Fraile

Durante la presentación de todo este trabajo realizado, prevista para este miércoles por la mañana, se contará con la asistencia de Jesús Feijó (director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valladolid), Rocío Anguita (Vicerrectora de Docencia y Estudios de la UVa), Cristina Fontaneda (Directora del Museo de Arte Contemporáneo Español Patio Herreriano) y Mª José Santos (delegada de Schindler Ascensores). Con ello concluirá este workshop, cuyos resultados podrán verse próximamente en un libro en el que está previsto incluir los resúmenes de la veintena de clases teóricas ofrecidas a sus participantes así como los cuatro proyectos ideados por sus alumnos. Después del verano tienen intención de presentar todo este trabajo realizado durante un acto en el barrio de la Rondilla, aunque las fechas están aún por confirmar (por el momento, pueden verse algunos materiales en la página del Facebook de la Escuela).

Además, la intención de sus directores es repetir este proceso en otras ciudades como Oporto o Roma, donde se seguiría el mismo tema y el mismo procedimiento de trabajo desarrollado durante estos días en Valladolid. Así manifiestan sus directores su satisfacción por el workshop realizado: “Estamos muy satisfechos con el curso, ha sido una oportunidad para reflexionar sobre nuestros barrios y sobre la ciudad contemporánea. La idea es que las viviendas que se pensaron en los años 50 puedan reutilizarse de manera inteligente en el siglo XXI. Tenemos una necesidad social y económica para reutilizar, actualizar y dar un sentido sostenible a lo ya heredado, pero sin necesidad de construir y haciendo que los vecinos puedan seguir viviendo allí, vinculados a su territorio”, concluyen Juan Carlos y Eusebio.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta