últimoCero
 
Un momento de la actuación "Pescao" ayer en el Teatro Zorrilla. Foto: Fernando Fuentes
Un momento de la actuación "Pescao" ayer en el Teatro Zorrilla. Foto: Fernando Fuentes

Desde Panamá al Teatro Zorrilla con 'Pescao'

El cantaor palentino afirma en su primer concierto para la grabación de un disco que 'el cante lo hace la gente cuando escucha'
Miguel Ángel Galguera "Bernabé"
Valladolid

Con el fin de que se me redujera un tanto el nivel de acidez espiritual que me producen esos llamados Papeles de Panamá y otros pelillos que no quiero especificar, ayer viernes, me llevaron al Teatro Zorrilla a escuchar de nuevo a un cantaor de mi preferencia, Enrique Lozano “El Pescao”, gitano de Palencia que canta lo suyo con una personalidad que ya quisieran otros.

Pues sí, en aquella Sala Experimental Fernando Urdiales, llena hasta la bandera, oyes, nos pusimos a escuchar al Persa, a la sonanta, y al maestro con su cante rajao, y de esa actuación vienen estas reflexiones que daremos en llamar crónica flamenca.

Por alguna extraña, y desconocida, o no tanto, razón, cuando un cantaor canta por fandangos, termina por acordarse de Manolo Caracol, y a uno le parece muy bien. Éste fue el caso del Pescao, que se acordó del maestro. Y aquí viene una pequeña aclaración, que este cronista hace porque quiere, no por darse aires de erudición. Y es como sigue: cuando Manolo Caracol, en el Romance de Juan de Osuna, canta aquello de que a las dos de la mañana lo vienen a buscar tres pares de ojitos negros, en bellísima metáfora, a lo mejor mucha gente no sabe que está diciendo que lo vienen a buscar tres guardias civiles.

Quiero decir con esto, otra cosa es que lo logre, que el Flamenco tiene su propio lenguaje, y lo entiendes o no lo entiendes. Si no lo entiendes, no pasa nada grave, pero te pierdes algo. Y también digo, una vez más, que el cante gitano no es un folclore, es una cultura. Bien lo vimos anoche escuchando el cante del Pescao, llevando como lleva el cante por donde cree conveniente. Le dije después de la actuación que nunca está, cantando, donde se le espera. Me dijo, es que yo lo doy todo cantando. Por eso pone el  cante, los tonos, digo, en Jerez de la Fontaneida, en el Indostán, en Palencia o no sé donde, pero como canta el Pescao, no canta cualquiera. Si tú vas a escucharlo, le escucharás a él, no a otros, como si lees esta crónica, es la que hace el cronista, no otros. Ambas cosas, son como las hacen los hombres.

El Pescao tiene su propio lenguaje, como tiene su propio modo de enfadarse con los tercios donde requiere su esfuerzo. Por eso a la Petenera, amén de reírse de aquello del mal fario, él la bautiza como la Pertenencia, y a uno le gusta este modo genial de exteriorizar la diferencia. Él canta a su manera, y se nota.

Vayamos con el concierto, organizado por la Tertulia Flamenca de la Biblioteca de Castilla y León y este periódico, Último cero, con el apoyo, como ya fue dicho, de la gente del Zorrilla. Consciente de la responsabilidad que significa el que esa actuación, y la de hoy, sábado, serán grabadas para impresionar en un disco, el cantaor salió un tanto solemne por Malagueñas de Chacón donde se percibía cierto eco de Granaínas. Muy bien, cantó despacio y sin dar gritos, pues el cantaor sabe que los presentes no teníamos cera en los oídos. Apoyado por la guitarra del Persa fue haciendo sus cantes, esa soleá grande de Triana, que él, muy acertadamente, calificó de Muy Complicada, esa seguiriya de Manuel Torre (Pedro Sanz me discreteó al oído que estaba haciendo los cantes de los Caganchos, y yo dije sí con la cabeza) rematada con un martinete que dejó en silencio toda la sala, oiga, un silencio que, como al cantaor le gusta subvertir los significados, yo osaré calificar de silencio administrativo. Nos dejó admirados. Cantó otros palos, claro que cantó otros palos, y dijo cosas, claro que dijo cosas: el cante no lo hago yo, lo hace la gente cuando escucha. Y uno, escritor al cabo, está muy de acuerdo con el Pescao, pues al fin sabe que los libros los terminan de escribir los lectores. Y no hay más.

El Pescao es un cantaor heterodoxo, y al que le guste bien, y al que no que le eche azúcar, será por cantaores: como dijo muy bien dicho José Mercé, en España hay más cantaores que albañiles. Pero esta heterodoxia, junto con los experimentos modernos, lo tiene afirmado el cantaor, están bien si hay cantaor: el que quiera entenderlo, no tiene más que escuchar.

Finalmente, que a este cronista le gusta el Pescao, es indudable. Gitano, canta a la tierra, qué bonito eso de los mares de trigo de Castilla, sus gentes de cuerpo duro, pero de alma blanca. Como para no quererle. Gracias, Enrique Lozano, anoche conseguiste hacerme olvidar este país encanallado de ministros con fondos en Panamá (que yo no sé ni dónde queda) y ladrones profesionales bien vestidos de traje azul y corbata. Cada día me gustan más los que van en mangas de camisa.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta