últimoCero
 
Lalata, uno de los proyectos particpantes. Foto: L. Fraile
Lalata, uno de los proyectos participantes. Foto: L. Fraile

Editores que no necesitan clasificación

El domingo concluirá el III encuentro de editores `Inclasificables´, una cita imprescindible con todos aquellos proyectos que sobreviven al margen de las grandes editoriales y que mantienen su independencia como su principal fuente de valor
Laura Fraile
Salamanca

Son originales, valientes, decididos y muchas veces compaginan la edición de libros y fanzines con otros trabajos, que suelen ser los que les ofrecen el sustento. Sus tiradas son pequeñas, sus canales de distribución limitadas, y trabajan desde ciudades como Albacete, Cuenca, Madrid, Cáceres, Salamanca, Logroño, Palma de Mallorca, Barcelona o Valladolid. Ellos son algunos de los muchos editores “inclasificables” que hay repartidos por el mundo y estarán hasta este domingo en el patio de La Casa de las Conchas de Salamanca para mostrar sus principales publicaciones.

Éste es el caso de la editorial cacereña ediciones Liliputienses, una iniciativa surgida hace tres años y con medio centenar de libros publicados que nació con el objetivo de publicar en España a autores latinoamericanos que, a pesar de tener un alto grado de reconocimiento en sus países de origen, apenas han sido publicados en nuestro país. Entre sus autores figuran poetas procedentes de países como México, Uruguay, Chile, Argentina, República Dominicana, Costa Rica y Ecuador, lo que les ha permitido publicar libros como `Diva de mierda. Una antología alrededor del ego´, en la que han participado 75 autores situados a ambos lados del Atlántico, `Lógica de los accidentes´, de la argentina Nurit Kasztelan, o `Postales´ y `Colecturía de aduanas´, de los dominicanos Frank Báez y Homero Pumarol, ambos integrantes del grupo de spoken word El Hombrecito.

Otro de los proyectos presentados en este encuentro de Salamanca es el de `Están vivos´, un fanzine que apareció hace tres años en Cuenca, ciudad en la que varios de sus integrantes estaban estudiando Bellas Artes. “Somos seis personas. Llamamos así a nuestro primer número por una película de John Carpenter. Muchos de nosotros trabajábamos por encargo, así que decidimos iniciar esta editorial para establecerla como una vía de escape y como un punto de encuentro. Sacamos unos tres números al año, siempre funcionamos con convocatorias y ahora estamos preparando el octavo número, al que queremos llamar Vive para siempre”, explica Héctor Morejón, uno de los integrantes de este fanzine.

Carlos Rod, de La uña rota. Foto: L. Fraile

Una de las editoriales que hasta ahora no ha faltado a ninguna de las tres ediciones de este encuentro es la de Meninas Cartoneras, iniciativa que el próximo mes de noviembre cumplirá cinco años de recorrido. La editorial, que ha publicado una treintena de títulos hasta ahora, ha editado este año un libro llamado `I love NY´. “Es un compendio de las personas que pasaron por el festival Poetas por km² de Nueva York, que es un evento organizado por la librería Arrebato de Madrid en compañía de otros proyectos, como la editorial Delirio de Salamanca. Este festival tiene dos citas: una en mayo, que se celebra en América, y otra en octubre, que se hace en Madrid. Allí se aprovecha para hacer talleres, recitales o performances y para hacer una feria de publicaciones. En este libro, que es una edición bilingüe en español e inglés, hay textos de Accidents Polipoètics, Ajo, Sole Parody o Javier Gallego”, explica Carolina Espinoza, una de las integrantes de esta editorial.

Otro de los libros cartoneros que han publicado este año es `El gran viaje´, un proyecto realizado de manera conjunta con el colectivo Dibujo Madrid. “Surgió a raíz de un encuentro de un centenar de ilustradores reunidos en la plaza Callao, quienes se inspiraron en el tema de la inmigración. El libro tiene un formato que recuerda al tamaño de un pasaporte y en la portada hay una maleta serigrafiada”, continúa Carolina. El próximo proyecto de esta editorial afincada en Madrid se llamará `Hilando locuras´, una iniciativa para la que contarán con los usuarios de los talleres prelaborales que la Fundación Manantial tiene ubicados en Fuenlabrada.

Manuela Martínez y Carmen G. Palacios son las coordinadoras de Lalata, un contenedor de obra artística seriada de artistas plásticos que se sirve de latas de comestibles o de pintura cerradas herméticamente para presentar cada número. El proyecto, que cuenta con tres centenares de colaboradores y que realiza ediciones limitadas de alrededor de 200 números, surgió en el año 2001 en Albacete. “Nos situamos cerca del poema objeto. Funcionamos a través de convocatorias abiertas, lo que nos ha permitido sacar ediciones como Conservantes y estabilizantes, Me tienes en el bote, Primeros auxilios u Objetos terribles. El próximo número saldrá en octubre y se llamará Mucho ruido, objetos protesta”, explican sus coordinadoras desde el patio de La Casa de las Conchas.

Procedentes de Salamanca, aunque afincados actualmente en Madrid, Carlos Álvarez y Miguel Ángel García son los responsables de `Pangea´, una revista de creación literaria que sus responsables están presentando este fin de semana en el encuentro `Inclasificables´. La revista, que por el momento lleva dos números editados, está especializada en poesía y ensayo y da cabida a toda aquella literatura que suele caer en el olvido del mercado editorial.

Entre los editores “inclasificables” de este año también hay que citar a los arquitectos Marta Muñoz y Pablo Santacana, dos de los integrantes del proyecto `Vendedores de humo´. “Nacimos como un colectivo que trabajaba en temas de diseño y edición de vídeo, pero ahora hemos pasado al papel. Hemos publicado varios fanzines. El primero se llamó Agujero, y combinaba la ilustración con los cuentos. Después apareció Antenas, que es un proyecto que hizo Pablo en Brasil en el que se dedicó a fotografiar antenas. El último ha sido La Carrá, que es un fanzine homenaje a Raffaela Carrá para el que hicimos un llamamiento en el que pedíamos a la gente que reprodujera las escenografías de sus videoclips. En total hay una docena de ilustraciones que incluyen un código Bidi que permite ver cada vídeo. Más adelante queremos sacar dos números más, uno dedicado a sus peinados y otro a sus bailarines”, explica Marta.

Marta Muñoz y Pablo Santacana, integrantes de `Vendedores de humo´. Foto: L. Fraile

Los integrantes de `Vendedores de humo´ acaban de obtener una beca dentro del proyecto de investigación El Ranchito, del Matadero de Madrid. Su objetivo es recoger la estética e identidad tropical de Brasil a través de fotografías, ilustraciones o instalaciones y generar un “paraíso ficcionado”, tal y como describe Marta. “Nos gusta la cursilería tropical”, bromea. Otro de los proyectos en los que han estado trabajando últimamente, y para el que están buscando editorial, dará forma al libro `A miscelanea paulistana´. Será una “guía turística distorsionada” de Sao Paulo realizada a base de ilustraciones de elementos curiosos hallados en esta ciudad, como cines japoneses, calles con nombre de fecha de calendario o puestos ambulantes de comida, a los que se suman listados de letras de canciones o de telenovelas ambientadas en esta ciudad.

Otro de los proyectos presentes durante este fin de semana ha sido el de La uña rota, una editorial surgida en el año 1996 en Segovia gracias al impulso de cuatro personas: Mario Pedrazuela, Rodrigo González, Arcadio Mardomingo y Carlos Rod. La editorial tiene diferentes colecciones. Una de ellas es la teatral, dentro de la cual han publicado títulos como `Cenizas escogidas. Obras 1986-2009´, del argentino Rodrigo García, `La casa de la fuerza´, de Angélica Liddell, o las obras teatrales publicadas de 1989 a 2014 por parte de Juan Mayorga. Otra de sus colecciones está dedicada a la narrativa. Por poner algunos ejemplos, algunas de las obras de esta línea son `En la pausa´, de Diego Meret, `Pose´, del autor segoviano Alberto Olmos, `Inquieto, del escritor de Nueva York Kenneth Goldsmith, o `El aumento. El arte de abordar a su jefe de servicio para pedirle un aumento´, de Georges Perec.

Entre sus 45 títulos figuran también algunos ensayos como `Ebrio de enfermedad´, en el que el crítico del New York Times Anatole Broyard cuenta en primera persona su lucha contra el cáncer, o `Alegato contra la novela histórica´, de Alessandro Manzoni. En los próximos meses publicarán dos libros más: `Un mundo propio (diario de sueños)´, de Graham Greene, y `Escritos de mujeres desde el sitio de Leningrado: diarios, memorias y prosa documental´, de Cynthia Simmons y Nina Perlina.

Si aún no te has acercado hasta el tercer encuentro de editores `Inclasificables´ estás a tiempo, ya que culminará este domingo al mediodía. La última actividad programada será un recital del poeta mexicano Luis Arturo Guichard que comenzará a las 11 horas de la mañana. Prohibido perdérselo.

Noticia relacionada:

La Casa de las Conchas recibe al III encuentro de editores Inclasificables

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta