últimoCero
 
María Tomillo, formadora del taller de danza inclusiva `Del dicho al hecho´. Foto: L. Fraile
María Tomillo, formadora del taller de danza inclusiva `Del dicho al hecho´. Foto: L. Fraile

El LAVA ha acogido un taller de danza inclusiva destinado a estudiantes de la ESAD

Este sábado María Tomillo, directora de la compañía DyD, ha impartido un curso de danza destinado a personas con y sin discapacidad en el que han participado bailarines de su compañía y un grupo de alumnos de la Escuela Superior de Arte Dramático
Laura Fraile
Valladolid

`Del dicho al hecho´. Así se ha llamado el taller que la bailarina María Tomillo, profesora de la Escuela de Danza de Valladolid, ha impartido en dos turnos a lo largo de este sábado en el LAVA. En él han participado 19 bailarines de su compañía DyD (Danza y Discapacidad), todos ellos con edades comprendidas entre los 13 y los 27 años, así como una veintena de alumnos de la ESAD.

"Con este taller hemos trabajado el feedback entre las personas con y sin discapacidad. Con el arte inclusivo se busca ofrecer oportunidades que permitan formar parte del mundo de la cultura a estas personas, tanto desde su rol como espectadores como desde el rol de creadores de arte. Queremos abrir vías de futuro y que se piense más en artes inclusivas desde el punto de vista de la danza, la música, la literatura, el teatro o el cine", explica María, que desde el año 2001 dirige el programa de danza y discapacidad de la Escuela de Danza de Valladolid, tarea que compagina con su cargo como directora de la compañía DyD.

Durante el taller de este sábado, María ha aprovechado para realizar una presentación de la Federación Nacional de Arte y Discapacidad, una organización que nació el pasado mes de enero en Madrid guiada por el impulso de aglutinar todas aquellas entidades, artistas y compañías que, a nivel nacional, trabajan en el ámbito del arte y la discapacidad. Actualmente hay alrededor de 24 entidades que forman parte de esta federación, de las cuales dos son de Castilla y León: DyD (la compañía de danza dirigida por María Tomillo, en la que participan 25 bailarines con discapacidad intelectual y 6 personas que ejercen como colaboradoras) y la Asociación Paladio Arte de Segovia, que está especializada en el género teatral (su directora, Marta Centeno, es también la presidenta de esta Federación).

En esta presentación María ha aprovechado para anunciar el `DYA F´, una gala que tendrá lugar en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid durante el 21 de noviembre, fecha en la que está previsto el desarrollo de una serie de coloquios, exposiciones, talleres y proyecciones de cortometrajes desde las 10 horas de la mañana a las 20.30 horas de la tarde. La compañía DyD tiene previsto participar en esta gala, lugar en el que representarán su coreografía `Agua´.

El taller de este sábado, que se ha desarrollado en dos turnos de 10 a 13 horas y de 17 a 20 horas y cuya realización no ha tenido ningún coste económico para sus alumnos, ha sido una oportunidad para trabajar la improvisación a través de la creatividad corporal. "Hemos hecho un trabajo en el que hemos introducido la disociación corporal para ver los recursos con los que cuenta el propio cuerpo. El taller ha estado enfocado en el diálogo y la escucha corporal. En él hemos establecido un diálogo flamenco realizado sin palabras, sólo a través del cuerpo, para transmitir mejor las emociones producidas por esa música, dejando a cada uno con su forma de sentirlo. También hemos usado otros estilos musicales como el New Age, la música clásica o el pop. Al final hemos creado un espacio que ha dado lugar a un primer intento de coreografía, y digo intento porque para hacerla se necesita más tiempo", continúa María.

María Tomillo se formó en la Escuela de Danza de Valladolid, un centro que fue fundado en el año 1974 por la bailarina iscariense Mariemma, responsable entre otras muchas cosas de la realización del Plan de Estudios de Danza Española que formaría parte de los programas educativos de los Conservatorios españoles. María está especializada en danza española, danza contemporánea y en danza del siglo XV. Dentro de esta Escuela, que actualmente cuenta con alrededor de 150 alumnos y que está situada en la calle Albéniz 1, ella imparte clases dentro del programa educativo de danza clásica y española, tarea que combina con su cargo como directora del programa de danza y discapacidad.

Según cuenta, su incursión en esta modalidad se produjo a raíz de las limitaciones físicas que su desviación de la columna le produjeron durante su etapa como estudiante. "Ahí me di cuenta de que la danza no sólo debe ser para las personas que posean un alto nivel técnico o un cuerpo con las condiciones perfectas. En ese momento me formé en la Fundación Psico Ballet Maite León de Madrid, donde vi que además de la técnica importaba la pasión, la emoción o la plasticidad. Hay muchas calidades dentro del movimiento para expresar algo. Todo esto no significa que no se exija una técnica a las personas con discapacidad, aunque ésta debe estar al servicio de la plasticidad y de la emoción. También debe estarlo al servicio de la superación de las limitaciones físicas de cada persona, no del grupo en general, posibilitando así tener una presencia escénica", aclara esta bailarina.

A lo largo del territorio nacional existen varias experiencias que combinan arte y discapacidad. Por poner algunos ejemplos, María resalta la labor que están haciendo desde Danza Mobile en Sevilla, Moments Art en Valencia, La Integral Psicodanza en Jaén, Cinesin en Valencia, la compañía Enbe en Santa Cruz de Tenerife o la que desempeña el artista Juan Ramón Fernández Puñal en Jaén. También existen otras iniciativas como las jornadas que desde hace una decena de años se vienen organizando en la madrileña La Casa Encendida a partir del ciclo de Artes Escénicas y Discapacidad, la jornada `Capacitados para la Danza´ que tuvo lugar el pasado mes de abril en Gerona o la que tuvo lugar en abril de hace dos años en la compañía Residui Teatro. A esto se añade la experiencia realizada por la Plataforma Debajo del Sombrero en Madrid, así como los múltiples estudios teóricos existentes sobre teatro y discapacidad intelectual.

Aunque el taller realizado este sábado se ha destinado exclusivamente a los alumnos de la Escuela Superior de Arte Dramático, María muestra una clara intención de continuar abordando este tipo de formaciones tendentes a establecer un puente entre las personas con y sin discapacidad. Según indica esta bailarina, a partir del segundo cuatrimestre su compañía establecerá una colaboración con la Universidad Europea Miguel de Cervantes, lo que le permitirá realizar encuentros formativos entre sus bailarines y los estudiantes del Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (en este momento Ana Hernández, una de las alumnas de este Grado, está haciendo sus prácticas con esta compañía). Todo esto se sumará a otras colaboraciones que ya se han venido haciendo por parte de la compañía DyD, lo que les ha llevado a compartir su trabajo con otras iniciativas, como la del proyecto de moda y discapacidad `Pon una sonrisa en tu vida´, experiencia que está siendo coordinada por Esther Noriega. Además, desde la Escuela de Danza de Valladolid tienen la intención de abrirse a otras disciplinas artísticas inclusivas, lo que en breve les llevará a desarrollar un proyecto sobre artes plásticas.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta