últimoCero
 
El monumento falangista del Cerro de San Cristóbal, sin la imagen de Onésimo Redondo. Foto: Gaspar Francés
El monumento falangista del Cerro de San Cristóbal, sin la imagen de Onésimo Redondo. Foto: Gaspar Francés

La imagen de Onésimo Redondo deja de estorbar en Valladolid

Completada la retirada del monumento al líder falangista 55 años después de su inauguración
últimoCero
Valladolid

55 años después, la imagen del falangista Onésimo Redondo ha dejado de estorbar en Valladolid. La empresa Construcciones y Desmontajes Ribera Navarra ha completado hoy el desmontaje del conjunto escultórico que desde el 24 de julio de 1961, fecha de su inauguración a cargo del dictador Francisco Franco, era visible desde prácticamente cualquier parte de la ciudad. Valladolid, hoy, está un poco más cerca de cumplir la Ley de Memoria Histórica aprobada hace 8 años y que aún debe ser utilizada como herramienta para desterrar otros símbolos franquistas como la laureada del escudo de la ciudad y el nombre franquista de algunas calles y barrios.

Pasadas las 9,30 horas varios operarios se afanaban en cortar, una a una, las flechas que acompañaban al yugo bajo el cual se ubicaba la imagen del fundador de Falange. Una vez desmontadas y acarreadas, los trabajadores comenzaron a trabajar sobre el grupo escultórico.

Secuencia de la retirada del conjunto escultórico. Fotos: Gaspar Francés

No sin esfuerzo consiguieron desprender la primera de las cinco figuras del grupo a golpe de martillo percutor y radial. Una grúa se encargó de izarla y tumbarla junto a un camión.

La operación se repitió hasta en cuatro ocasiones hasta que la figura de Onésimo Redondo, mano en alto, se quedó sola en el pedestal flanqueado por dos grandes muros de hormigón que también, en los próximos días, serán reducidos a escombro. Cuando parecía que por fin llegaba el turno del líder falangista, los trabajadores de la empresa decidieron suspender el desmontaje. Había llegado la hora del almuerzo. No fue hasta primera hora de la tarde, poco antes de las 16 horas, cuando se retomaron los trabajos y la ignominiosa escultura acabó colgada de la grúa y posteriormente tirada el suelo.

 

Las imágenes retiradas hoy se han llevado a Alcalá de Henares como paso previo a su posterior traslado a Salamanca, al futuro Centro de la Memoria.

En los próximos días está previsto que la empresa continúe con la demolición de la parte de hormigón, de la que no se ha quitado el yugo para evitar desprendimientos.

La imagen del que fue bautizado como ‘Caudillo de Castilla’ por los golpistas, 55 años después, ha dejado hoy de estorbar en Valladolid.

Noticias relacionadas:

A la espera de una orden del Ministerio para demoler el monumento filonazi a Onésimo Redondo

La piqueta se hace esperar...

Por fin la demolición del monumento a Onésimo Redondo

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta