últimoCero
 
Marea Verde IES Zorrilla
Protesta ante las puertas del Instituto Zorrilla a favor de la escuela pública. Foto: R. Adalia

Las Mareas preparan el tsunami de esta tarde

Desigual asistencia a las actividades previas convocadas esta mañana en la ciudad
últimoCero
Valladolid

Las mareas previas a la gran marea prevista para la tarde de hoy, jueves, 21 de marzo, bajo el lema 'Nuestras vidas o sus negocios', se han hecho notar en varios puntos de la ciudad durante toda la mañana, aunque con desigual intensidad.

Los diferentes colectivos han elegido distintos lugares para concentrarse por la mañana. Por la tarde, también saldrán desde puntos diversos -la Marea Verde desde el colegio público Antonio García Quintana, en la plaza España; la Marea Roja de los parados, desde la plaza de Santa Ana; la Marea Morada, feminista, desde la plaza Fuente Dorada...- para confluir todos a las 18.30 horas en la Plaza Mayor, de donde partirá -y finalizará- una manifestación.

MAREA ROJA

Parad@s en Movimiento fue uno de los más madrugadores. A las 11 horas, ya estaban ante las oficina del Ecyl de la plaza Poniente. Un centenar de parados, muchos con la camiseta roja, han coreado gritos contra los recortes del Gobierno y la corrupción: 'Queremos dignidad, no caridad'; 'Menos mangantes, más currantes'; 'Contar el paro y la pobreza, reparto de riqueza'; 'Troika fascista, mafiosa y terrorista'...

En la concentración, que se ha prolongado durante una hora, se ha informado del 'control intensivo' que se ha puesto en marcha contra los desempleados. Uno de los presentes ha exhibido una hoja por la que se le cita varios días seguidos a distintas horas para presentarse a sellar la tarjeta del paro. La novedad ha sido contestada con gritos de '¡Que más tiene que pasar para reaccionar!' .

MAREA VERDE

La Asamblea de Estudiantes de la UVa ha realizado una manifestación desde la plaza de la Universidad hasta la facultad de Filosofía y Letras, en cuyo interior han celebrado una asamblea informativa.

En la protesta han participado unos doscientos estudiantes que han hecho una parada en el Palacio de Santa Cruz, sede del rectorado, en cuyo patio, han gritado: 'Estudiante organizado, rector acojonado'. Al paso por el colegio San José -en cuya verja colocaron una pancarta- los gritos se han centrado en la política de concertación educativa. Los gritos aquí han sido: 'Nada, nada, para la privada'. La llegada a Filosofía y Letras se acompañó de gritos como 'Somos estudiantes, no somos mercancía'.

Tras la lectura de un Manifiesto, en el que se informa de las pretensiones del Consejo Social de reformar la Normativa de Permanencia, los estudiantes han entrado en la facultad, hecho que ha intentado impedir una bedela, para celebrar una asamblea.

En la marcha, animada con petardos, han participado miembros del Movimiento por una Escuela, Pública y Gratuita, presente en el acto convocado poco antes en el IES Zorilla para el profesorado.

Ante las puertas del Instituto Zorrilla se concentraron alrededor de 200 personas representando a la Marea Verde vallisoletana para explicar los motivos por los que el colectivo rechaza la LOMCE y manifestar cuáles son los parámetros que debe contemplar la educación pública.

Para ello, en primer lugar salieron al centro del amplio semicírculo diez personas que mostraron a los presentes cartulinas con palabras que definen a la denominada 'Ley Wert'. Entre esas expresiones destacaban algunas como segregadora, autoritaria, mercantilista, elitista o privatizadora. De forma instantánea, los portadores de éstas las rompieron y agolparon en el suelo para que posteriormente fueran quemadas hasta convertirse en cenizas.

En segundo lugar, tomaron protagonismo unos globos verdes que contenían los caracteres del principal lema que hoy se defendía: 'Pública sí'. La lectura de un texto sirvió para explicar cuál es la educación que la Marea Verde demanda. Por ello, los diferentes globos sirvieron para comenzar unos enunciados que hablaron de una educación universal, comunitaria, inclusiva, social, imaginativa o buena.

Para acabar la concentración entre los aplausos de los presentes se escucharon gritos de dimisión para el ministro de Educación, Cultura y deporte, José Ignacio Wert, y el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

MAREA NEGRA

Alrededor de 200 funcionarios se dieron cita hoy en las inmediaciones de la Cúpula del Milenio para calentar motores de cara a la gran movilización de esta tarde. La Marea Negra de empleados públicos anuncia su predisposición a recopilar casos concretos de externalizaciones de servicios públicos para denunciarlos ante el Procurador del Común.

"Vamos a dejar de ser invisibles. Nos estamos jugando el actual modelo de función pública. Los actuales dirigentes no saben qué tienen a su cargo. Si hay una doble estructura para prestar un mismo servicio es denunciable", explicó a los funcionarios congregados una portavoz.

Pertrechados de pancartas en las que se podían leer consignas como "no a la privatización de servicios públicos", "menos enchufados y más empleó público de calidad", "no falta dinero, sobran ladrones" o "a mí me quitas la paga extra y tú te llevas el sobre", los empleados públicos criticaron la "discriminación" que sufren los funcionarios de la Junta de Castilla y León con respecto a los de las Cortes: "Los funcionarios del parlamento que sirven a los políticos cobran más dinero que los que servimos a los ciudadanos", lamentaron.

Con el compromiso de recopilar datos concretos de cada administración referidos a "funcionamientos extraños en los que lo público esté en peligro", los funcionarios participantes en la concentración quedado emplazados para participar en la movilización vespertina a las 18,15 horas en la Plaza de la Rinconada. "Esto es una marea ciudadana, sin siglas ni banderas. Los derechos hay que ejercitarlos para no perderlos", advirtieron.

MAREA BLANCA

Bajo el lema 'Que no te recorten la vida' y a través de una actuación teatral, la Marea Blanca de Sanidad vallisoletana se concentró hoy, 21 de marzo, a las puertas del Hospital Clínico Universitario para denunciar y criticar los recortes sanitarios que está llevando a cabo el Gobierno.

La obra, interpretada por miembros de la Plataforma por la Defensa de la Sanidad Pública, sirvió para hacer una crítica irónica a la situación actual. "Quienes tienen dinero acceden a la Sanidad mientras que los más desfavorecidos tendrán que esperar las largas listas de espera del sector público", explicaba Rosi Luis Arribas, miembro de la plataforma y actriz de la obra, minutos antes de comenzar la función.

Para desarrollar la actuación solamente fueron necesarios una silla de ruedas denominada 'El Mato-móvil', en honor a la ministra de Sanidad Ana Mato, y diferentes pacientes como embarazadas, menores de 26 años que no han cotizado o inmigrantes, entre algunos otros.

Los conductores de 'El Mato-móvil', una enfermera y una doctora, iban atendiendo a los diferentes pacientes mezclados entre el público. Cuando llegaba su momento, el afectado se montaba en la silla para que la doctora le diese su diagnóstico, mientras la enfermera le recetaba agua y reposo, lo mismo a todos. La última palabra, la tenía el cura, quien daba la extremaunción a cualquiera de los que pasase por allí.

Alrededor de este pequeño teatrillo se concentraron un centenar de miembros de este colectivo que aprovecharon el descanso en sus puestos de trabajo para apoyar a la marea blanca y defender la Sanidad Pública bajo otro de los lemas más sonados: 'Sus negocios o nuestras vidas'.

Marea Amarilla

En torno a casi doscientas personas de la Marea Amarilla Stop Desahucios rodearon al Banco de España pasadas las 12.30 horas de hoy, 21 de marzo, para protestar en contra de las clausulas abusivas y los intereses de demora que el banco central permite que ejecuten el resto de bancos y cajas de ahorros.

"El Banco de España no ha hecho su trabajo. Nosotros luchamos por uno de los derechos fundamentales que es la vivienda", argumentaba Luis Miguel Durán, portavoz de Stop Desahucios, minutos antes de comenzar a bordear el edificio situado en la plaza de España.

Para ello, más de treinta personas se agarraron a un cordón de lana que portaba carteles de la plataforma Stop Desahucios. De forma ordenada comenzaron a caminar por la calle Miguel Delibes hasta rodear el citado edificio, siempre vigilado por dos policías a su entrada.

En la fachada también se situaron algunos de los manifestantes portando pancartas que pedían la paralización de los desahucios. Además, los participantes no dejaron de gritar lemas como 'Ni un desahucio más' o 'Es nuestro derecho'

 

últimoCero

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta