últimoCero
 
Joaquín Aragón dibujando a varios de los visitantes de la feria. Foto: L. Fraile
Joaquín Aragón dibujando a varios de los visitantes de la feria. Foto: L. Fraile

Maratón de dibujo en la Acera de Recoletos

Una decena de miembros del grupo Valladolid dibuja ha recorrido esta mañana la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión para ilustrar a sus libreros y visitantes
Laura Fraile
Valladolid

Domingo 29 de marzo, 11 horas de la mañana. Una quincena de jóvenes alemanes vestidos con bermudas cogen su bicicleta del puesto de alquiler de la Acera de Recoletos e inician su excursión por Valladolid. Pascual Aranda los observa, saca rápidamente su cuaderno de una bolsa de plástico amarilla, un rotring y empieza a dibujarlos. A su alrededor están Joaquín Aragón, Jorge Consuegra, Antonio Garnateo, Curro Berrocal y Jesús Martín, todos ellos integrantes del grupo Valladolid dibuja.

Unos minutos más tarde se suman cuatro personas más: Juan Carlos González, Elena Ibáñez, Tony Puglisi y Susana Estévez. Después de saludarse empiezan a caminar por las casetas de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, donde participarán en un maratón de dibujo que se prolongará hasta las 14 horas del mediodía.

11:30 horas. Jesús Martín se sienta en el banco que está situado frente a la librería Códice, abre su mochila de montaña y empieza a sacar sus materiales. Lo hace sin prisa, con sumo cuidado. Dos frascos de tinta china, una botella de agua de plástico, un cuaderno, un paquete de pañuelos y una funda con una decena de pinceles. A su izquierda está Antonio Garrateo, quien comienza a buscar en sus dos fundas de plástico un bolígrafo bic que no aparece. Lo ha olvidado, pero se lo prestan. Abre su libreta negra apaisada, calienta la mano y se pone a dibujar con trazos rápidos la silueta de un hombre, la de una chica joven con coleta y los límites de la caseta que tiene enfrente.

Más adelante, Jesús Martín y Susana Estévez charlan acerca del mural realizado por Félix Rodríguez en la calle Gondomar, lugar donde este mismo domingo se había organizado un encuentro para volver a pintarlo tras haber sido borrado por los servicios municipales de limpieza. A unos metros de distancia está Enrique, un librero malagueño que elige a los Talking Heads como compañía matutina mientras coloca sus libros de ocasión. Joaquín Aragón permanece de pie en otra caseta. Ha escogido una caja de libros como punto de apoyo y comienza a dibujar a Víctor, el librero de Páramo. Su estuche descansa junto a un libro de Simone de Beauvoir. A esa hora un camarero coloca las mesas de su terraza, un camión de la basura recoge los restos de la noche anterior y una mujer recibe el beso de su hijo mientras le ata su zapato derecho.

Hasta aquí la crónica del último encuentro del grupo Valladolid dibuja, una iniciativa surgida en el año 2011 con el objetivo de organizar encuentros para pintar en la calle. Su primera salida fue al museo de Ciencias Naturales del colegio Antonio García Quintana. Desde entonces han dibujado durante los ensayos de compañías como Teatro Corsario, han ilustrado pases de modelos, actuaciones del Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle, un desguace de la asociación Reto y decenas de escenas callejeras que les han permitido detener el tiempo, tomar un respiro y mirar con otros ojos a su propia ciudad.

Libreros, paseantes, lectores a la caza de una ganga o de ese título apuntado en un trozo de papel que se resiste a ser encontrado se han convertido esta mañana de domingo en su foco de atención. Todos ellos han pasado por la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, evento del que se podrá seguir disfrutando en la Acera de Recoletos hasta el 12 de abril, fecha en la que los miles de ejemplares acumulados viajarán a otras ciudades para encontrarse con la caricia de nuevos lectores.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta