últimoCero
 
Manifestación 10 de marzo Cumbre Social
Miles de vallisoletanos convocados para protestar "contra el paro y por una democracia social y participativa". Foto: C. Arranz

Miles de personas procesionan en silencio convocadas por la Cumbre Social

Ni una sola consigna se coreó durante la manifestación
F. V.
Valladolid

Miles de vallisoletanos han procesionado hoy, 10 de marzo, por las calles de la ciudad convocados por la Cumbre Social para protestar "contra el paro y por una democracia social y participativa".

La comitiva, embuida tal vez del ambiente de recogimiento de la pre semana santa y no acorde con la actual profunda crisis económica, ha discurrido en absoluto silencio desde la plaza de Colón a la Plaza Mayor. En Duque de la Victoria hubo un valiente que se atrevió a contravenir el silencio gritando: 'No hay pan para tanto chorizo' . Y sólo, otro valiente, secundó la consigna. De nuevo, el silencio, solo roto, muy de vez en cuando, por el sonar de algunas trompetas son las siglas de los dos sindicatos mayoritarios.

El silencio, que permitía a los participantes comentar con el del lado las cuestiones más peregrinas, trasmitiía una sensación de abatimiento generalizado de los presentes y contrastaba con la parafernalia coloristas de pancartas verticales con una sopa de siglas interminable, que se ha hecho notar especialmente en la cabecera de la manifestación: CCOO, UGT, CSIF, SATSE, USO, STECyL-i, SAE..., que se reproducía en la pancarta "En defensa de los servicios públicos y los empleados y empleadas publicos" firmada por: CSIF, FSP-UGT, FSC-CCOO, FE CCOO, ANPE, AUGC, SAU, STECyL, SITACyL, SUP...

Contadísimas las pancartas de empresas en conflicto. Entre ellas, una de Metales Extruidos reclamando una "solución ya", y otra de Cartisa, donde están en juego 180 despidos: "De Castilla y León se llevan hasta el cartón. Cartisa. No al cierre".

Eso sí, la entrada de la cabecera en la Plaza Mayor -cuando no se habían cumplido ni 45 minutos de marcha (no hubo ni una sola parada durante el recorrido)- fue recibida con una megafonía atronadora, que difundió unas estrofas del 'Canto a la libertad', de José Antonio Labordeta, que desde el escenario solo fueron secundadas por Pedro Escolar (STECyL-i) y María Vallejo (CCOO). El resto, seguían mudos. Y eso que no había empezado a sonar el 'heavy metal' programado a continuación, y que dio paso a la lectura del manifiesto, en el que se aludió a los "6 millones de razones" para estar en la calle, para protestar contra Comisión Europea, contra la desigualdad de la mujer, contra los masivos ERE's y la sangría de despìdos individuales, el desmantelamiento de los servicios públicos, la reforma de la Ley de Bases Local, la criminalización de los ciudadanos por manifestarse - con un condena expresa al Ministerio del interior "por convertir el conflicto social en un conflicto de orden público"- ... y a favor de la ILP de la dación en pago o la devolución de la política como servicio a las personas, con expulsión de la misma de los corruptos.

"La lucha es larga pero es justa", se dijo antes de que la inmensa mayoría -de los 4.500 manifestantes, según la policía, o los 7.000 según los organizadores- desalojaran rápidamente la Plaza Mayor para tomar el vermú en los bares de la zona.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta