últimoCero
 
María Sánchez y Manuel Saravia. Foto: C. Arranz
María Sánchez y Manuel Saravia. Foto: C. Arranz

Olor a podrido en la notificación de la ‘retasa’ de basuras

IU pide que se aclararen posibles “irregularidades” en la subcontratación de las comunicaciones a los vecinos / Algunas están siendo depositadas en los buzones sin que quede acreditada la entrega
últimoCero
Valladolid

El proceso de adjudicación y posterior subcontratación del servicio de notificación de la nueva ‘retasa’ de basuras del Ayuntamiento huele a podrido. La empresa encargada de la comunicación a los vecinos, ganadora del concurso municipal (ICS), no solicitó permiso al Consistorio para subcontratar ese trabajo con Castillpost hasta que los trabajos ya habían empezado. Y lo que es peor, ICS solicitó un certificado de deudas a la Agencia Tributaria para subcontratar con Castillpost en el mes de marzo de 2013, meses antes de que se resolviera el concurso de adjudicación del servicio de notificación de la citada ‘retasa’ de basuras.

Estas son sólo las más graves “posibles irregularidades” que los concejales de IU, Manuel Saravia y María Sánchez pretenden que aclare el Equipo de Gobierno el próximo lunes. Su intención inicial era que lo hiciera aprovechando una interpelación que el alcalde se ha encargado de impedir que llegue a pleno. Por eso, el lunes IU presentará varias preguntas sobre el tema: “¿Puede garantizar el equipo de Gobierno que la entrega de liquidaciones a los vecinos y vecinas de Valladolid se está realizando con la suficiente diligencia? ¿Qué grado de efectividad en la práctica de notificaciones se está consiguiendo hasta el momento? ¿Cuántas liquidaciones están siendo devueltas y por qué causas?”.

Y es que IU está convencida de que “las posibles irregularidades se han producido por una mala praxis de la empresa que notifica en los domicilios” –algunas personas que rechazan su recepción se la encuentran luego en su buzón, pese a que el contrato exige a la empresa entregarla en mano y tras obtener un DNI- y, sobre todo “por la existencia de una subcontratación realizada por ICS, la empresa adjudicataria, sin autorización municipal”.

Pese a que el contrato firmado por el Ayuntamiento con ICS contempla la posibilidad de subcontratar, lo cierto es que, según los documentos que constan en el expediente, “ICS no solicitó dicha autorización hasta el 5 de junio y la respuesta se le notificó oficialmente el 13 de junio”, cuando la empresa subcontratada, Castillpost, ya había comenzado a entregar liquidaciones por los domicilios”, sostiene IU, cuyos concejales están convencidos de que éste puede ser un claro ejemplo de “un incumplimiento de contrato por parte de ICS ante el que el equipo de Gobierno habría tenido una actitud, cuanto menos, poco diligente”.

La guinda a este pastel caducado también puede encontrarse en el propio expediente de la adjudicación del servicio: “ICS solicitó un certificado de deudas a la Agencia Tributaria para subcontratar con Castillpost en el mes de marzo de 2013, mucho antes de que se le hubiera adjudicado el contrato”. “O bien se aclara que este papel no tiene nada que ver con el contrato de la tasa de basuras, o bien la empresa que resultó adjudicataria ya tenía intención de subcontratar con Castillpost antes de que se notificara la adjudicación del contrato”, interpreta IU sin dejar pasar por alto un detalle que “llama especialmente la atención”: La empresa madre de Castillpost, que es Unipost S.L. fue una de las que ‘compitió’ con ICS por hacerse con el contrato que luego se subcontrató.

“Es imprescindible que el equipo de Gobierno aclare a la máxima brevedad cuál es el trabajo concreto que están desarrollando las distintas empresas implicadas en las tareas de entrega de las liquidaciones; desde qué momento y mediante qué procedimiento ha comenzado a participar Castillpost en estos trabajo y, por último, cuándo se ha firmado la subcontratación entre ICS y Castillpost”, reclama IU.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta