últimoCero
 
Manifestantes contra los abusos de la banca. Foto: Rebeca Adalia
Manifestantes contra los abusos de la banca. Foto: Rebeca Adalia

OPINIÓN: La ruina de CEISS en los juzgados de Valladolid

Todos los Juzgados de Valladolid han fallado ya en alguna ocasión a favor del afectado en asuntos contra el banco resultante de la fusión Caja Duero-España
Israel Álvarez Calzada
Valladolid

La ruinosa fusión de Caja Duero y Caja España dio como resultado Banco CEISS, una entidad financieramente inviable y en la actualidad en busca de un comprador que pueda hacer viable la supervivencia de una parte del negocio de CEISS bajo otra marca, en principio Unicaja.

Si en el pasado fue el ladrillo, hoy la pesadilla de CEISS y de sus posibles compradores son los problemas judiciales causados por la cuando menos negligente venta de instrumentos híbridos de financiación: las famosas preferentes y la deuda subordinada en forma de obligaciones.

CEISS emprendió una guerra contra diversos despachos de abogados que publicitaron en la provincia la posibilidad de anular estas contrataciones debido a la mala praxis generalizada en la venta de los mismos. CEISS llegó incluso a contra atacar los anuncios en la prensa con nuevos anuncios (pagados por todos) que trataban de atemorizar a los afectados poniendo en cuestión el éxito de tal cauce para solucionar el conflicto.

Paralelamente en las sucursales se emprendía una carrera contrarreloj para conseguir que los tenedores de estos instrumentos firmaran un canje voluntario por otros instrumentos (Bonos PCocos y NeCocos), que incluía una renuncia de acciones judiciales que además debía formalizarse ante notario. Un intento desesperado e innoble en sus formas de ejecución por validar aquellos contratos cojos en los que la entidad vendía instrumentos complejos y arriesgados como si fueran seguros a clientes sin conocimientos al nivel de esas inversiones, por su propia necesidad de captar capital urgentemente.

Hemos podido escuchar relatos de numerosos afectados que comentaban que una manera de disuadirles de demandar a CEISS era decirles que si iban a un pleito debían pensar antes que la entidad tenía magníficos letrados y todos los medios posibles para litigar, por lo que lo más probable es que perdieran al estar “todo firmado”, y que eso les implicaría pagar a su abogado y al de CEISS además de no conseguir nada.
La mayoría de afectados, asesorados o ya sobre aviso al haber visto procesos similares en otras entidades, no firmaron tan obtusa propuesta y se han puesto en manos de abogados o de asociaciones (otro día podemos hablar de estas asociaciones, de quién las ha creado o de la habitual inviabilidad de las acciones colectivas).

Sin embargo hubo algunos valientes, que ya en Mayo de 2013 prepararon y presentaron sus demandas, y esos procedimientos están obteniendo ya, recurrentemente, sentencias en los Juzgados de Nicolás Salmerón. Sentencias que desmienten por completo a CEISS y confirman lo que pensábamos los especialistas y la propia Unicaja, que desde el principio solicitó al FROB 200 millones de Euros antes de hacerse cargo de CEISS, sólo para afrontar el impacto económico de los pleitos de preferentes y subordinada que se avecinaban.

Todos los Juzgados de Valladolid han fallado ya en alguna ocasión a favor del afectado en asuntos contra CEISS y no conocemos sentencias ganadas por esa entidad en Valladolid, justo lo contrario de lo que sus empleados y anuncios vaticinaban con total impunidad.

A modo de ejemplo, el Juzgado de Primera Instancia 7 fallaba el pasado día 4 de Marzo a favor de tres hermanos de Valladolid que habían “invertido” 60.000 euros en preferentes por consejo de la empleada habitual. La novedad es que lo hizo en 24 horas desde la celebración de la vista, obligando a devolver intereses a favor del afectado desde que las contrato, y a pagar las costas causadas al cliente por la demanda.
La realidad actual es por tanto que CEISS pierde de manera no puntual ni aislada, sino habitual y con pronunciamientos similares al relatado, los pleitos por la venta de estos productos toxificados y que los Jueces titulares de los juzgados de Primera Instancia de Valladolid se están desayunando demanda diaria por este tema. Cuestión que ha levantado también lógica irritación en unos jueces a los que les resulta incomprensible que en esta tesitura CEISS siga litigando sin buscar alternativas, condena tras condena, colapsando unos Juzgados que eran de los más ágiles del Estado en el orden civil en un contexto de ausencia de medios.

Y no es que CEISS tenga magníficos o pésimos abogados (En ocasiones son de plantilla y en otras de la consultora KPMG),  es simplemente que los afectados tienen razón y que los jueces así lo entienden. Lo hemos visto en otras entidades, pero CEISS se lleva la palma y lo tiene imposible. La documentación precontractual que redactó es escandalosamente deficiente y la preparación de sus empleados para afrontar las ventas de instrumentos complejos y pleitos nula. Tanto que en ocasiones incluso dicen la verdad en lugar del consabido “no me acuerdo”. Y el problema para CEISS es que un Juez que presencia tantas testificales acaba objetivando una situación, y es difícil que le engañen. Lo tienen claro.

Esta es la prepotente actitud de quien no quiere asumir que ahora es menos que nadie, que sólo le queda una salida, humillar y salir por patas para que no les veamos la cara nunca más por las calles de Valladolid. A los de arriba, me refiero, a los que ordenaron pergeñar y a los que ahora todavía ordenan mentir, dilatar y escatimar. A los que ni se han planteado pedir perdón a la sociedad a la que han distraído su capital mientras ellos se lucraban haciéndonos ver que sus retribuciones obedecían a su enorme valía. A la vista están los resultados de tantas medallas y succiones. Hipotecas a  jóvenes e inmigrantes, preferentes a los que no necesitaban hipotecas sino disponer de sus ahorros.

Y el dinero de estos ciudadanos de vuelta y con intereses por favor, o embargaremos esas sucursales frente a las que ahora protestan la PAH y los propios preferentistas.

 

Israel Álvarez Calzada es abogado del ICAVA, ex empleado de Bankia y miembro fundador de Equo Valladolid, además de colaborador del 15MpaRato.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta