últimoCero
 
Marcelo Jorge Jolín, integrante de la Asamblea Ciclista de Valladolid. Foto: L. Fraile
Marcelo Jorge Jolín, integrante de la Asamblea Ciclista de Valladolid. Foto: L. Fraile

Quítate la ropa, pero no te olvides de las alforjas

Los integrantes de la Asamblea Ciclista de Valladolid participarán este sábado por la tarde en su VIII marcha ciclonudista, un evento con el que pretenden denunciar la fragilidad que sienten sus carrocerías (en este caso, su piel) ante los conductores
Laura Fraile
Valladolid

Fieles a su cita con el segundo sábado de junio, los ciclonudistas volverán a desnudarse este año para circular por las calles de Valladolid y, de paso, advertir que merecen un mayor respeto en la carretera. La marcha comenzará a las 18 horas de la tarde de este sábado 14 de junio en la Plaza Mayor. Desde ahí se trasladarán a la plaza de Cantarranas, donde los que así lo deseen podrán empezar a quitarse la ropa, para continuar su ruta a lo largo de San Benito, Fuente Dorada, la calle Regalado, Santa Ana y el Paseo Zorrilla, hasta desembocar en la plaza de la Libertad.

Según explica Marcelo Jorge Jolín, integrante de la Asamblea Ciclista de Valladolid desde hace diez años y ciclista urbano desde hace diecisiete, la idea de organizar esta marcha surgió en el año 2006, después de que ocho de las personas que forman parte de esta Asamblea se animaran a participar en una ruta ciclonudista que se celebró ese año en Zaragoza. "Nos juntamos unas 300 personas. Allí no nos conocía nadie, así que no tuvimos reparos en salir desnudos", comienza explicando Marcelo. Un año después decidieron organizarlo en Valladolid. "Se levantó mucho revuelo. Recuerdo que había mucha gente deseosa de ver carne. Aunque quedamos en la Plaza Mayor, nos desnudamos en Cantarranas. Ese día participamos unas sesenta personas", recuerda este ciclista.

Año tras año la cita se fue afianzando hasta el punto de ir consiguiendo nuevos adeptos de otras localidades que se fueron incorporando a una convocatoria que actualmente tiene un alcance mundial, ya que cada mes de junio se suman más de 100 ciudades. "Nuestros lemas son `Nuestra carrocería es nuestro cuerpo´ o `Desnudos ante el tráfico´, unas frases que nos sirven para hacer ver nuestra fragilidad en la carretera", continúa Marcelo, quien señala que, por lo general, la reacción de la gente es buena. "Muchos sonríen y nos aplauden", reconoce.

Tira de El Clavo sobre la marcha ciclonudista.

Sus salidas suelen estar acompañadas de un cierto morbo y un voyeurismo que no les son ajenos, pero a los que no conceden demasiada importancia. "Pedaleamos con normalidad, no lo hacemos para exhibirnos. Sí hay gente que nos hace fotos, pero la verdad es que no es tan fácil distinguir los cuerpos desnudos. Lo que más nos distingue a las personas es la ropa. Yo suelo salir con gorra y gafas de sol. También hay gente que empieza la ruta con la ropa puesta y luego se la va quitando. Otros acuden disfrazados. Un año, por ejemplo, cuando se estaba discutiendo la obligatoriedad de tener que usar el casco, salimos con cascos extravagantes. Hubo gente que apareció con cascos de vikingo, de obra, de Darth Vader...", continúa Marcelo.

Para los más vergonzosos, siempre existe la posibilidad de hacer la ruta en ropa interior. Sin embargo, tal y como apunta este ciclista, la mayoría de las veces les da más vergüenza a los que asisten a la marcha como espectadores que a los que participan en ella. También hay personas que hacen como que no ven: "Hay quien se tapa los ojos y quien lo hace con la rendija", comenta éste sonriendo. "En cualquier caso, la posibilidad de darte una vuelta desnudo por tu ciudad es una maravilla. Al contrario de lo que se pueda pensar, no es incómodo ir sin ropa", continúa este ciclista. Marcelo aprovecha para recordar el propósito de esta iniciativa: "El fin de todo esto, no hay que olvidarlo, es el de reivindicar nuestro espacio", concluye, al tiempo que recuerda a la gente que no se olvide de las alforjas, para así disponer de un sitio donde poder guardar la ropa. Un dato más: durante todo el recorrido esta octava marcha ciclonudista estará custodiada por la policía, aunque no habrá sorpresas: irán en moto y con ropa.

Después de la marcha ciclonudista, ésta será la próxima actividad de ASCIVA.

Durante la próxima semana la Asamblea Ciclista de Valladolid, la Red de Huertos Vecinales y la Federación de Asociaciones Vecinales pondrán en marcha una segunda actividad, que consistirá en una ruta ciclista por las huertas vecinales de Valladolid. Esta marcha, que se desarrollará a lo largo de la mañana del domingo 22 de junio, partirá del mercado del Val a las 10:30 horas. Desde ahí irán recorriendo La Huerta sin Puerta de La Victoria, La Huerta de la Granja (en este caso, la ruta pasará por las zonas de Villa del Prado, Huerta del Rey y Girón), el Huerto de Parquesol, el Huertillo de Pajarillos, el Huerto de Belén y De vuelta a la huerta (una iniciativa que se ha impulsado en el barrio España y en la Rondilla). Este recorrido, que incluirá explicaciones sobre el papel de los insectos en la huerta, el compost, los pasos dados para poner en marcha estas iniciativas, las verduras de temporada, el uso del agua o la técnica de cultivo de la Milpa, culminará con una comida compartida en la que habrá música, recitales y cuentacuentos. Para poder participar en esta actividad no hace falta inscribirse.

La Asamblea Ciclista, que el pasado domingo celebró su tradicional Pucelona, una marcha que cuenta con dos convocatorias anuales (una en mayo o junio y otra en septiembre), compagina la puesta en marcha de actividades con la reivindicación de mejoras para los usuarios de este medio de transporte. "Nuestro principal reto en este momento es terminar de consensuar con el Ayuntamiento la Ordenanza (Ordenanza Reguladora de la Movilidad en Bicicleta en el Término Municipal de Valladolid). Hace dos años colaboramos con la Concejalía de Movilidad para actualizar y modificar la situación, ya que el número de ciclistas había aumentado. En ese momento se acordó una Ordenanza que, sin embargo, se ha visto modificada por el Reglamento General de Circulación. Otro de nuestros retos es que se normalice la circulación y que se pacifique la ciudad con zonas 30, a lo que hay que sumar la limitación del tráfico privado", comenta Marcelo.

Ha habido temporadas en las que los ciclistas han sufrido un incremento en el robo de sus bicicletas, un hecho ante el que este integrante de la Asamblea se pronuncia de la siguiente manera. "Los robos van por oleadas. Últimamente está todo más tranquilo. La situación no es crítica, aunque sí mejorable. Desde la Asamblea aconsejamos que se usen unos candados adecuados y, en el caso de que te roben la bici, denunciarlo, ya que a veces se recuperan. En esta materia aún queda mucho por hacer. Hace un año una compañera de la Asamblea me dijo que, al ir a denunciar el robo de su bici, se encontró con que este medio de transporte no existía en el protocolo de denuncias. Según me contó, y no es broma, en el concepto tuvieron que poner que le habían robado una batidora. Esto demuestra que estamos en pañales en muchas cosas", se lamenta este ciclista.

A pesar de todo, Valladolid es una buena ciudad para ir en bici. Así lo manifiesta Marcelo: "Es una ciudad ideal porque no tiene más que tres cuestas, las distancias son asumibles, no llueve mucho y no hay grandes avenidas", concluye este integrante de la Asamblea Ciclista, una organización que este año ha cumplido su vigésimo aniversario y que cada día cuenta con más adeptos.

Noticia relacionada:

La bicicleta toma la ciudad

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta