últimoCero
 
Elena Fraile (Entrepueblos), Carlos Taibo y Carmen Duce (Área de Cooperación de la UVa). Foto: L. Fraile
Elena Fraile (Entrepueblos), Carlos Taibo y Carmen Duce (Área de Cooperación de la UVa). Foto: L. Fraile

Seis razones para recelar del crecimiento económico

Carlos Taibo inauguró este jueves el curso `Durmiendo al borde del abismo. Proceso de reflexión universitaria sobre los límites del crecimiento´, una actividad que continuará hasta el 27 de marzo
Laura Fraile
Valladolid

"El crecimiento económico no genera necesariamente cohesión social. No existe una relación entre éste y la creación de puestos de trabajo. El crecimiento económico se traduce en agresiones medioambientales que muchas veces son irreversibles, propicia el agotamiento de los recursos básicos y hace que los países ricos beban del expolio de los recursos humanos y materiales de los pobres. Además, en términos individuales facilita el asentamiento de un modo de vida esclavo". Con estos seis motivos comenzaba este jueves Carlos Taibo su intervención desde un Salón de Grados repleto de gente al que había sido invitado para hablar sobre el decrecimiento.

"Voy a hacer una propuesta provocadora para el discurso dominante, ya que se nos dice que la forma de resolver nuestros problemas viene del camino del crecimiento", advirtió este profesor de la Autónoma. Después de narrar una pequeña historia sobre el encuentro entre un pescador y un turista frente a la costa mexicana, su conferencia derivó hacia el peligro de las grandes cifras. A modo de ejemplo, citó el gasto sanitario anual de EE.UU. y Cuba. "EE.UU. gasta veinte veces más en recursos, pero según el ranking de 2005 de la OMS éstos están en el puesto 72 mientras que Cuba está en el 36", comentó al respecto.

A continuación se refirió a la huella ecológica. "En España llega al 3´5. Esto quiere decir que para mantener nuestra actividad económica necesitamos tres veces y media de territorio español", advirtió Taibo antes de cuestionar el crecimiento imparable de sectores que agravan esta huella, tales como el del automóvil, la aviación o la construcción. "Deberíamos llevar nuestro consumo energético al que teníamos a mediados de los 80", aconsejó éste más tarde, al tiempo que aseguraba que podemos vivir mejor con menos.

Según indicó, esta postura no se agota en reivindicar un descenso de los niveles de producción y consumo, sino que requiere introducir una serie de principios y valores. "Debemos recuperar la vida social dilapidada por la lógica de la producción y el consumo. Hay que apostar por un ocio creativo frente al basado exclusivamente en el dinero y debemos repartir el trabajo. También necesitamos reducir las infraestructuras de transporte, recuperar una vida local basada en la autogestión y la democracia directa y apostar por la sobriedad y sencillez en el terreno individual", resumió Carlos, quien aprovechó para hacer un reconocimiento al trabajo de los cuidados.

En esta conferencia Taibo también aludió a la "idolatrada" alta velocidad ferroviaria, a la que responsabilizó del destrozo del medio ambiente, del cierre de líneas de ferrocarril convencionales y de la defensa de los intereses de una minoría de la población. Más adelante advirtió de la costumbre de usar la palabra crisis en singular, lo que hace que nos olvidemos de otras que caminan en paralelo. "Están la del cambio climático, la del encarecimiento de los precios de la mayoría de las materias primas energéticas, la de los problemas demográficos, el mantenimiento de la postración de las mujeres, el expolio de la riqueza humana y material de los países del sur...", comentó a modo de ejemplo.

Para terminar, Taibo animó a salir con urgencia del capitalismo y a apostar por otros modelos. "Hay que seguir abriendo espacios autogestionados y desmercantilizados, apoyar los grupos de consumo y las ecoaldeas. También hay que apostar por la banca ética, los centros sociales okupados y autogestionados, las cooperativas integrales, los movimientos de trabajadores que a través de las cooperativas se hacen con empresas al borde de la quiebra...", aconsejó desde la Facultad de Derecho.

El curso `Durmiendo al borde del abismo. Proceso de reflexión universitaria sobre los límites del crecimiento´, que ha sido organizado por Entrepueblos y la Oficina de Cooperación de la UVa, continuará el martes 3 de marzo. En esta ocasión el invitado será el ensayista, ecologista y doctor en Ciencias Políticas Jorge Riechmann, que acaba de publicar el libro `Autoconstrucción. La transformación cultural que necesitamos´ dentro de la editorial Catarata. Durante su estancia en Valladolid Jorge hablará del final de las energías fósiles en un acto que comenzará a las 18 horas de la tarde en la Escuela de Ingenierías Industriales.

Más información sobre el curso

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta