últimoCero
 
David del Bosque, Amaya Bombín, Lucas Cuturi, Patricia Sandonis, Julio Falagán y Germán Sinova. Foto: L. Fraile
David del Bosque, Amaya Bombín, Lucas Cuturi, Patricia Sandonis, Julio Falagán y Germán Sinova. Foto: L. Fraile

Siete maneras distintas de acercarse al abismo humano a través del arte

La exposición que se ha inaugurado este viernes en la sala de la Iglesia de las Francesas reúne el trabajo de Amaya Bombín, David del Bosque, Julio Falagán, Eduardo Hurtado, Belén, Patricia Sandonis y Germán Sinova en torno a este tema
Laura Fraile
Valladolid

El abismo que nace cuando se prioriza el pago de la deuda a cualquier otro gasto público, el que produce una incesante búsqueda de las raíces o el que somete a vigilancia veintiocho días en los que los titulares de la prensa rompen la rutina familiar. Éstas son algunas de las interpretaciones reunidas en `Creadores. Abismo humano´, una exposición comisariada por Lucas Cuturi y promovida por la Fundación Municipal de Cultura gracias al proyecto europeo CreArt que podrá verse en la Sala Municipal de Exposiciones de las Francesas hasta el 3 de abril.

El nexo de unión de todas las obras es ese abismo que, en palabras de Lucas Cuturi, produce el hecho de que "cualquier forma de violencia se convierta hoy en un fenómeno altamente pasivo y tolerado". Cada uno de los siete artistas reunidos en esta muestra, todos ellos nacidos en Valladolid entre los años 1966 y 1986, ha querido expresar su punto de vista ante este abismo que, dependiendo del caso, se asume como algo inevitable o como algo ante lo que aún se puede reaccionar.

Julio Falagán, que este martes ha inaugurado en Madrid la muestra `Otra puta feria más´ (en la que ejerce como comisario), rescata el número 3 del artículo 135 de la Constitución Española para dar título a su obra. En este artículo, que fue reformado en el año 2011 tras un pacto entre el PP y el PSOE, se anuncia que "los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta".

Esta prioridad absoluta, la misma que da preferencia al pago de la deuda sobre cualquier otro tipo de gasto público, toma cuerpo en cinco dibujos de bancos españoles rescatados que aparecen custodiados por diferentes ejércitos. Frente a estos dibujos, un maletín abierto y repleto de falsos billetes de 5 euros sirve como altavoz del banquero alemán Mayer Amschel Rothschild, famoso por su frase "denme el control del suministro de dinero de una nación y no me interesa quién haga sus leyes". En otro de estos falsos billetes, que el visitante podrá llevarse a casa siempre y cuando no le vean recogiéndolos (propuesta del artista), es el escritor colombiano Gabriel García Márquez el que actúa como altavoz, en este caso para decir: "El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo".

`Roots´ es el título elegido por la artista vallisoletana Amaya Bombín para la instalación que pende de una de las ventanas de la linterna de la Iglesia de las Francesas. Amaya concede todo el protagonismo a las raíces, un tema sobre el que lleva trabajando estos últimos siete años a través de la reflexión sobre nuestra relación con los antepasados, la pertenencia a un lugar o la búsqueda de identidad. Su visión del abismo humano se manifiesta a través de varios hilos de color rojo que, a lo largo de 17 metros, penden desde la parte superior de la sala, simbolizando con ello una incertidumbre que proviene de la incapacidad para saber de dónde vienen o adónde van. Amaya, que hace dos años cubrió la sillería de la Iglesia de las Francesas con hilos del mismo color en una instalación que fue incluida en la exposición `Creadores íntimos´, recupera en esta ocasión la misma técnica y el color rojo, símbolo de las raíces y de la tierra.

Debajo de la obra de Amaya Bombín, varias decenas de tiras de colores de PVC y aluminio ocupan el altar mayor de la sala. Con ellas David del Bosque expresa su visión del abismo humano a través de la huida. Su obra, que es la continuación de un trabajo previo que este artista expuso hace dos años en la Sala Municipal de Exposiciones del Teatro Calderón, habla de la violencia a partir de dos momentos muy concretos: el anterior a su aparición y el posterior a su estallido.

Patricia Sandonis se ha inclinado por representar su abismo personal a través de la imagen de varias montañas. Una de ellas es el Devils Peak de Sudáfrica (Pico del Diablo), sobre el que circula una leyenda que habla de un diablo que retó a un humano a fumar que, se tomó tan en serio su petición, que acabó muriéndose. En el año 1971 este pico fue testigo de la colisión de tres aviones que estaban participando en un espectáculo aéreo que se celebró en Ciudad del Cabo, episodio sobre el que también ha trabajado Patricia en un lienzo titulado `Dark Mountain. Leyendas, sucesos y otras historias´.

Al lado de esta obra, distribuidos a lo largo de la sala, pueden verse los escombros de una montaña artificial berlinesa que se construyó a base de la superposición de los restos de unos edificios bombardeados en la Segunda Guerra Mundial. Junto a ellos, Patricia ha colocado una decena de lienzos en los que ha representado nueve montañas bautizadas como `Black Mountain´ que remiten a las existentes en lugares como Kentucky, California, Alaska, Lanzarote o Montenegro.

Los primeros veintiocho días del mes de diciembre de 2015 le sirven a Germán Sinova como inspiración para su instalación, que ocupa la sillería de la Iglesia. Formada por varias piezas, en ella se incluyen una veintena de periódicos apilados de los que este artista ha seleccionado 28 noticias al azar, todas ellas acontecidas entre el 1 y el 28 de diciembre. Una mujer de 65 años quemada a lo bonzo, la incorporación de Londres a la guerra contra el Estado Islámico, el robo de una ambulancia durante una urgencia... De todo esto ha quedado constancia en una de las piezas de esta instalación. En ella también se incluyen 28 obras colocadas en cada una de las sillas que limitan el espacio, en cuyo centro Germán ha situado una pantalla que permite ver la misma secuencia de una muchacha moviendo su cabello repetida durante veintiocho veces.

Completan la exposición dos obras más, ambas realizadas en vídeo. Una de ellas, firmada por Eduardo Hurtado, muestra a un joven con el torso desnudo amordazándose con una cinta negra. El artista la acompaña de estas palabras escritas por él mismo: "En la más fría noche tu cautela desborda el horizonte sombrío. Medida irreversible. Pánico de la tribu huyendo valle arriba. Un eco que desborda nuestras sombras y tu aliento en mi nuca, tembloroso. Es la noche. El lobo. El tambor. Un sudor helado agonizante. Jauría. No puedes huir. Te quedas conmigo, me tapas la boca, fuerte, incluso haciéndome daño, sin dejarme respirar. Si te pongo nombre te escapas". Belén (Belén Rodríguez) opta en cambio por mostrar su abismo personal a través del vídeo `¿Qué tal estás?´, una pieza que esta artista realizó durante una residencia artística en Linz (Austria) y que puede contemplarse en la sillería de la sala, junto a las obras de Germán Sinova.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta