últimoCero
 

Todos los sindicatos rechazan de plano el pago de ‘bufandas’ en la Junta

Critican que la Administración mantenga estas "gratificaciones extraordinarias” mientras recorta derechos a los funcionarios
G.V.
Valladolid

Todos los sindicatos que conforman la Plataforma de Empleados Públicos de Castilla y León -Unión Federal de Policía (UFP), Unión de Guardias Civiles (UGC), Sindicato Unificado de Policía (SUP), Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Confederación Española de Policía (CEP), los sindicatos de enfermería Satse y USAE, los de enseñanza Anpe, Stecyl-i, el de la Administración de Justicia Staj, la Federación de Servicios Públicos de UGT, la Federación de Enseñanza de CCOO, la de Sanidad y Sectores Sanitarios del mismo sindicato, de Servicios a la Ciudadanía, la Unión Sindical Obrera (USO), el sindicato médico CESM y CSI-F- rechazaron ayer de plano el pago de ‘bufandas’ por parte de la Junta de Castilla y León a un reducido grupo de empleados públicos de la Administración.

De forma unánime consideran que estos pagos legales (“gratificaciones económicas de los servicios extraordinarios efectuados por el personal fuera de la jornada normal de trabajo”) no se pueden mantener mientras se practican recortes para la totalidad de los empleados públicos, como es el caso de la supresión de la paga extraordinaria de Navidad.

ÚltimoCero ha publicado en los últimas días distintas informaciones relacionadas con estos pagos ‘extraordinarios’ que sólo durante el año 2010 y el primer semestre de 2011, supusieron un desembolso superior a los 6,1 millones de euros a las arcas públicas. También ha dado cuenta de pagos más recientes referidos a las consejerías de Presidencia y Economía y Empleo, que han supuesto el abono de al menos 94.800 euros a 65 empleados públicos de las citadas consejerías durante el año pasado.

Para el funcionario Quinidio Martínez, integrante de la Plataforma en Defensa de lo Público (PLADEPU), el pago de estas gratificaciones no está justificado ya que “la Administración tiene capacidad suficiente como para organizar la jornada ordinaria de trabajo de forma que no sea necesario abonar estas bufandas”. “La Junta, como mucho, debería compensar con descansos este tipo de trabajos extraordinarios fuera de la jornada laboral”, apunta.

Para el integrante de PLADEPU, las ‘bufandas’ son un “derroche” que debe “eliminarse sin contemplaciones”, ya que ponen de manifiesto una “incapacidad para organizar bien el tiempo de trabajo de los funcionarios”. Además, señala, “en la mayoría de las ocasiones estas gratificaciones se conceden por utilizar a determinados empleados públicos en actividades más relacionadas con la actividad política y de partido del político de turno que con trabajos propios de la Administración, lo que supone un altísimo riesgo de corrupción”. 

A título personal considera que los trabajadores que acaban percibiendo estas gratificaciones extraordinarias legales “son los nuevos esclavos de la Administración” debido a su “brutal dependencia de los cargos políticos”.

Noticias relacionadas

La Junta gastó en 'bufandas' más de 6,1 millones en 2010 y la mitad en 2011

 

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta