últimoCero
 
Margarita Mediavilla, durante la visita guiada por la muestra "Los límites del crecimiento". Foto: L.F.
Margarita Mediavilla, durante la visita guiada por la muestra "Los límites del crecimiento". Foto: L.F.

Tres organizaciones advierten de las consecuencias de un crecimiento sostenido e irracional

Este sábado la calle Santiago ha acogido una exposición organizada por el Grupo de Energía y Dinámica de Sistemas de la UVa, Ecologistas en Acción y Entrepueblos en la que se analizaban, a través de 12 paneles, los problemas de este tipo de crecimiento
Laura Fraile
Valladolid

¿En qué punto están las reservas de petróleo? ¿Qué alternativas energéticas son las más recomendables? ¿Qué estamos haciendo con nuestros recursos naturales? ¿Hasta cuándo vamos a seguir participando de una cultura basada en el modelo de usar y tirar? ¿Qué podemos hacer como ciudadanos para dibujar un futuro basado en un modelo más sostenible y responsable con nuestro entorno? Éstas son algunas de las cuestiones a las que se ha dado respuesta este sábado por la mañana en la exposición `Los límites del crecimiento´, una iniciativa en la que han estado trabajando durante este año tres organizaciones de Valladolid y cuyos resultados se han presentado a través de doce paneles distribuidos por la calle Santiago.

Para ser exactos, el origen de esta exposición podemos ubicarlo unos años antes, concretamente en septiembre del año 2011, momento en el que se impartió la primera edición de un curso llamado `Límites del crecimiento: recursos energéticos y materiales´, que tuvo lugar en la Escuela de Ingenierías Industriales. Esta actividad fue organizada por el Grupo de Energía y Dinámica de Sistemas de la Universidad de Valladolid, una iniciativa que está integrada por una decena de profesores e investigadores como Óscar Carpintero, Carlos de Castro, Luis Javier Miguel, Fernando Frechoso, Carmen Duce, Margarita Mediavilla, Íñigo Capellán, Santiago Cáceres, Javier Gómez o Pedro Retortillo.

Este grupo, que empezó a reunirse en el año 2011, combina sus investigaciones sobre los límites energéticos con el desarrollo de actividades divulgativas como la organización de cursos anuales o la publicación de artículos en revistas. Una de estas actividades fue el curso `Límites del crecimiento: recursos energéticos y materiales´, el cual abordó temas como el agotamiento de los recursos naturales o la transición hacia una sociedad realmente sostenible, contando para ello con la participación de investigadores como Jorge Riechmann, Javier Gutiérrez o Carlos Taibo. Unos meses más tarde de su finalización, este tema se retomó gracias a la grabación de un breve documental, `Los límites del crecimiento y el fin de las colonias´, en el que se incluyeron varias entrevistas a las personas que habían participado en este curso.

Para la puesta en marcha de la exposición que se ha inaugurado este sábado se incorporaron las aportaciones de la organización Ecologistas en Acción, que ha venido promoviendo durante los últimos años iniciativas como la de la Ecomarcha por el Decrecimiento o publicaciones como la revista El Ecologista (que va por su número 79). También se incluyeron las aportaciones de la organización Entrepueblos. En este caso, su vínculo más directo con estas temáticas puede verse a través del impulso de iniciativas como la del reciente III Encuentro de Experiencias Transformadoras (que se celebró a primeros de este mes de diciembre en el Prat de Llobregat), la publicación de materiales divulgativos como `No dejes el futuro en sus manos´ o `Colonialismos del siglo XXI. Negocios extractivos y defensa del territorio en América´ o la puesta en marcha de plataformas, como es el caso de Cultopías, desde las que se pretende visibilizar experiencias transformadoras que están teniendo lugar a lo largo y ancho del mundo.

Con la exposición que se inauguraba este sábado en la calle Santiago de Valladolid, se ha pretendido recuperar todas las temáticas abordadas previamente en el curso `Los límites del crecimiento: recursos energéticos y materiales´ y en el documental `Los límites del crecimiento y el fin de las colonias´ para poder compartirlas con la población de una manera más divulgativa. En el primer panel de la muestra, por ejemplo, los autores de esta exhibición apostaban por tomar como ejemplo el cuento de las gallinas de oro (en este caso transformada en una gallina con abundantes cosechas, madereras, recursos pesqueros o agua potable) para advertir del peligro de no cuidar estos recursos. En este primer panel se presentaban los tres personajes que acompañarían cada uno de los doce paneles de la exposición: el de la ciudadanía, el pensamiento único y el del dormilón, que cumplían la función de destapar los tópicos que poco a poco han ido calando entre la sociedad en relación al crecimiento.

La exposición partía también de los análisis que ya se venían haciendo en los años 70 (como el publicado en el libro `Los límites del crecimiento´ de Donella Meadows, Jorgen Randers o Dennis Meadows) para advertir de la validez que, cuarenta años después, siguen teniendo estas advertencias. Colapsos de civilizaciones como la de la isla de Pascua, donde se advertía de cómo sus 7000 habitantes cayeron hasta la cifra de 2000 en menos de un siglo por culpa de la sobreexplotación de sus bosques, y análisis como el de la situación de los recursos petrolíferos, servían también para lanzar una voz de alarma a una sociedad que muchas veces cae en las trampas de creer que cualquier tipo de crecimiento ha de ser, por fuerza, beneficioso para la humanidad.

Otro de los paneles hacía referencia a las consecuencias medioambientales de la extracción de ciertos recursos (como es el caso del petróleo en las arenas asfálticas de Canadá) que han derivado en la destrucción de bosques boreales y en la contaminación de sus lagunas. En este mismo panel también se hacía referencia a los riesgos del fracking, una técnica que, tal y como aparece recogido en el documental de Rosa Martínez y Daniel Amo `La sombra del fracking´, conlleva serias consecuencias como la contaminación de las aguas de los ríos o de las que se usan para el consumo humano y del ganado, riesgos de sufrir cáncer o el aumento de posibilidades de que se produzcan terremotos.

"Más del 80% de nuestra energía depende de recursos agotables" es el dato que aparecía en otro de los paneles de esta exposición, en el que se informaba del consumo mundial de energías como el petróleo, el gas, el carbón, la nuclear o las renovables. Esta última fuente, por cierto, era analizada en otro de los paneles, en el que se advertía de las luces y las sombras de energías como la eólica, la solar, la fotovoltaica o los biocombustibles.

La cultura del usar y tirar, la obsolescencia programada de la que se ha venido hablando en documentales como `Comprar, tirar, comprar´ o el origen de los minerales requeridos para la fabricación de nuestros teléfonos móviles, que nos llevan hasta la República Democrática del Congo del continente africano, son algunos de los temas que también recogía esta exposición. Asimismo, en ella se invitaba a realizar una reflexión sobre nuestro modelo de vida, ése en el que los alimentos que consumimos recorren una media de 4000 kilómetros antes de llegar a nuestras casas y en el que la elección entre coger el coche o la bici tiene importantes consecuencias. Se trata, en definitiva, tal y como advertía otro de los paneles, de incitar a la reflexión sobre un modelo económico basado en el bien común y compatible con los límites de la naturaleza, donde la economía sea pensada para las personas y no para los capitales.

Esta exposición, que ha permanecido en la calle Santiago hasta última hora de la mañana, culminaba con una invitación a la participación en modelos y experiencias alternativas que ya están siendo impulsadas por muchos movimientos sociales y que animan a formar parte de los huertos urbanos y las redes de consumo, las redes de información alternativa, de las licencias Creative Commons, de las experiencias de banca ética y monedas sociales o de los pueblos en transición.

Una parte de estas propuestas aparecía reflejada fotográficamente en el último de los doce paneles de esta exposición a través de imágenes de las concentraciones que desde el 15M devolvieron a las plazas su capacidad para acoger debates que hacía falta recuperar o de las masas críticas que invitan a sumarse al uso de la bici como un modelo de transporte más cuidadoso con el entorno. También aparecían reflejadas en las "huertas sin puerta" que invitan a recuperar los lazos vecinales o a través de las iniciativas que buscan visibilizar toda esa actividad que bulle entre los colectivos y que no siempre recibe la atención que se merece, tarea que aparece nombrada en la exposición a través de la mención de la agenda El otro Valladolid.

Esta exposición, que ha sido diseñada por José Luis García Cano, integrante de Ecologistas en Acción, podrá visitarse de nuevo entre el 1 y el 15 de febrero en el centro cívico de la Rondilla. Asimismo, las tres organizaciones impulsoras (el Grupo de Energía y Dinámica de Sistemas de la UVa, Ecologistas en Acción y Entrepueblos) están abiertas a trasladarla a colegios, institutos, facultades y otros centros cívicos que puedan estar interesados en ella, tarea que próximamente acompañarán de la elaboración de una guía didáctica que permitirá profundizar en sus contenidos.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta