últimoCero
 

Comportamientos despóticos y destructivos

Tras 20 años como alcalde, Javier León dice que su familia «ya tiene derecho a disfrutar un rato o padecer un rato a la persona». Soy de los que piensan que no es ético, aunque te acompañen los votos, ver durante años y años a las mismas personas en los cargos políticos. Estos cargos nombran luego a su grupito asesor que se mantiene años y años (sin solucionar absolutamente nada, véase la “asesoría de soterramiento”…) y, al final, la poltrona y los intereses personales priman sobre la defensa de los intereses colectivos. Y, en efecto, la broma de haber tenido que padecer a este alcalde ya dura demasiado tiempo, con lo que me parece justo que le padezca su familia (me cuesta bastante imaginarme que alguien disfrute con él…). Demasiado tiempo, 20 años, para esta broma.

20 años en que lo mismo le ha dado mentir que descalificar y deslegitimar a diestro y siniestro en base a fáciles argumentos (porque no ha tenido argumentos serios, porque sabe que casi siempre quien tiene enfrente tienen razón y no sabe qué contestar…), sabiendo además que lo que dice no es cierto, que es simplemente su realidad, la que nos quiere imponer al resto. La pérdida de la realidad le hace decir chorradas. Como la de que si el autobús va lento, que el personal se coja un taxi…
 
20 años en que quien es cargo público, supuestamente representante de la ciudad, ha considerado que era el dueño de la ciudad, y ha omitido cualquier interacción con la ciudadanía. Aquí hemos mamado durante mucho tiempo una relación caciquil de filias y fobias, de amistades y enemistades.

20 años en que apenas sí se ha consultado a la oposición o a la sociedad organizada en temas fundamentales para el municipio. Debe pensar el alcalde que los proyectos aportados por las demás entidades serán malos para el municipio. Debe creer que solo él es capaz de saber qué es lo mejor para nuestra ciudad. Debe creer tener la legitimidad democrática para ejercer su cargo con esa prepotencia. La altanería de nuestro alcalde hace del nuestro, un municipio ingobernable.

20 años de incumplimientos normativos reiterados. Y que, como culmen, le han llevado a  dos citaciones para declarar como imputado en los Juzgados de la ciudad, que, dice, le han creado más incomodidad que dolores de cabeza (aparte de la enésima estupidez de que es algo planificado por la federación vecinal…) El alcalde, suponiendo que nos creamos que ha habido cosas del ayuntamiento que no hayan pasado por su despacho, será inocente, pero está atrapado en una telaraña política, ética y judicial aún en construcción y de ramificaciones que todavía no sospechamos. Y tiene por razón de su función pública, como alcalde elegido en las urnas, responsabilidades, no ante la Justicia, sino ante la ciudadanía y ante su conciencia. Además de ser honrado él mismo, debería haber velado porque lo fuera su entorno inmediato. Y no lo ha hecho.

Hace mucho tiempo que nadie sabe qué hace nuestro alcalde. Bueno, sí: acudir al juzgado, reunirse con su abogado y estudiar el sumario, atender a la prensa, parar a los enemigos, enredar a los coaligados, aplacar a su partido… Es muy grave que la ciudad se esté gestionando por la inercia de los trabajadores y trabajadoras municipales. Y la poca atención que ocupa a nuestro alcalde de la ciudad se dedica a proyectos teóricos como el Smart Cities, que a saber qué diantres es, o a la iluminación de los monumentos. Cada vez que llegan noticias del equipo de gobierno suelen ser siempre para salir en una foto o presumir de gobernar, eso sí, sin aportar ni ideas, ni fórmulas, ni iniciativas para el desarrollo de nuestra ciudad. Demasiado tiempo basura a costa de la ciudadanía.

Igual suena fuerte, pero para  violencia, la que se hace desde la poltrona de Plaza Mayor y que machaca nuestra ciudad y el futuro de su gente. Pues sí, va siendo hora de que le padezca su familia. En un ático. Que, por cierto, es muy parecido a “lun-ático”…

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta