últimoCero
 

¡SOS! ante el anuncio de una pobre propina para año electoral

“Nos plantearemos tasas de reposición algo más amplias para los servicios públicos esenciales”. Así se expresaba el pasado veintitrés de septiembre la todopoderosa vicepresidenta del Gobierno de España, quien avanzó que su Gobierno “se planteará” en los Presupuestos Generales del Estado para 2015 elevar el hasta ahora límite del 10% en dichos servicios. Y ese algo más, por lo que nos temíamos, por lo que avanzaba la prensa y el día veinticinco confirmaba a los sindicatos el Gobierno al presentarles el Proyecto PGE de 2015, podía significar elevar el límite al 20%. Pues bien, en un ardid a modo de cabriola electoralista, el Gobierno ha anunciado tras el Consejo de Ministros celebrado el día 26 de septiembre que la tasa de reposición de efectivos seguirá congelada para los funcionarios generales y se elevará al 50% en los denominados servicios esenciales. Un clásico en la estrategia de muchos gobernantes propagandistas: te avanzo un ciclón y te aplico tormenta tropical.

Como es sabido, las limitaciones en la reposición de efectivos (personal) en los servicios públicos se impusieron por primera vez en el año 2011 por el Gobierno de Zapatero, quien las fijó en un 10% para todos los servicios públicos y en el 30% para los servicios públicos esenciales, a saber, Sanidad (sanitarios), Educación(docentes), Fuerzas y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Inspección Tributaria, … Actualmente y desde que llegó al Gobierno el PP de Rajoy, la tasa en los servicios públicos esenciales  es del 10% y de cero para el resto de servicios públicos. Eso significa, entre otras cosas, que no puede haber ofertas de empleo público ni sacar a concurso-oposición para ingreso de nuevos empleados públicos las vacantes producidas por jubilaciones, decesos o excedencias en el conjunto de los servicios públicos, aunque sí una de cada diez en los esenciales. El cuadro primero que adjunto ejemplifica, para el caso de los servicios públicos autonómicos dependientes de la Junta de Castilla y León, lo que ha sucedido con las ofertas de empleo público a raíz de esas limitaciones impuestas.

En el ámbito educativo, el conjunto de sindicatos de la Mesa Sectorial de Educación no nos hemos cansado de denunciar las limitaciones impuestas a la OPE Docente desde el 2011. Tal y como se puede constatar en el cuadro segundo que presento, las OEP docentes y consiguientes convocatorias de oposiciones se han quedado reducidas a cifras casi testimoniales desde el año 2011 y especialmente en el trienio 2012-2014, si las comparamos con las ofertas de empleo en cursos anteriores. Esta aberrante y ciega limitación a la que se está viendo sometida la Oferta de Empleo Público (OEP) docente en los últimos años ha provocado en España una importantísima reducción de las oposiciones que se inicia ya en 2010 y se agudiza en los cuatro años siguientes.  Eso significa que el profesorado interino y los nuevos titulados no pueden aspirar a lograr un puesto estable como funcionario/a docente, pese a que hay miles de vacantes susceptibles de ser ofertadas a Concurso-Oposición.

Muchos hemos denunciado que las Administraciones estatal y autonómica utilizan la situación de crisis económica para congelar, a golpe de boletín oficial, la Oferta de Empleo Público (OEP) del conjunto de las Administraciones Públicas y limitar tan intensamente la Docente y Sanitaria. Medidas gubernamentales que no pretenden otra cosa que recortar el empleo público y precarizarlo, a la vez que adelgazar y debilitar los servicios públicos básicos.  En nuestro caso, el resultado de esta nefasta política de empleo público ha traído estas consecuencias: ha allanado el camino para  los recortes en las plantillas del profesorado, con los instrumentos recogidos en el Real Decreto-Ley 14/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo- decretazo Wert de recortes-. Recortes que suman más de treinta y cinco mil profesoras-es en los Centros Públicos de las Enseñanzas Escolares (no universitarias) en los últimos cuatro cursos en España, tal y como se observa en el cuadro 3. Y, además, ha incrementado alarmantemente  los porcentajes de interinidad en el empleo (en nuestra Comunidad hasta cerca del 20%, cerca de cinco mil profesoras-es) y la inestabilidad de las plantillas docentes, si tenemos en cuenta que los últimos años se están jubilando muchos profesoras/es cada curso. Recortes de docentes, temporalidad y plantillas inestables, un cóctel explosivo para la tan cacareada calidad de la enseñanza. Más empleo interino temporal y precario, plantillas  inestables en los centros educativos, que conducirá en último término a un progresivo deterioro de la calidad de la enseñanza, de no lograr frenar estas políticas. Parecidos padecimientos sufren las plantillas docentes en las Universidades Públicas, tal y como hemos podido escuchar también en boca de algún Rector -con birrete poco sospechoso- de alguna de las  Universidades Públicas de Castilla y León en estos días de comienzo de curso.

Nadie duda de que en Castilla y León, por ejemplo, es más viable y mejor aprobar una oferta de empleo público docente de 350/400 plazas que una de 100/150. Pero falta un horizonte para otras tres mil que se necesitan y continúa el cero pelotero de reposición en otros muchos servicios.

Por todo ello sería conveniente una vez más reclamar, antes de que se apruebe esta propinilla a modo de anuncio en año electoral, un pronunciamiento con el que de manera unánime los Consejeros de Educación de las CCAA, los Rectores de las Universidades Públicas  (y hasta el propio Ministro de Educación) pidan al Gobierno de España que retire de la Ley de PGE de 2015 las mordazas a la OEP docente y que se aprueben ofertas y se saquen oposiciones  con el 100% de la tasa de reposición de del personal docente.  Además hay que desatascar el tapón que se ha ido produciendo estos años mediante ofertas de empleo que puedan cubrir todas las jubilaciones y aquellas plazas que ya están funcionando con profesorado interino, retirando las actuales limitaciones en la tasa de reposición de efectivos docentes. Lo que no vale es quejarse en público sobre tales desmanes. Mecachis diez, claro, como dijo un periodista castizo. Pero también a plantarse y rebelarse ante la insensatez de Rajoy y su Gobierno en este asunto.

Finalmente quiero hacer un llamamiento a los diputados y senadores a que defiendan en el Congreso y el Senado la necesidad de retirar en el articulado del proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2015 esas limitaciones para que no se establezca mínimo para la Oferta de empleo público docente ni del restos de servicios públicos esenciales y se empiece a superar la actual congelación en los servicios generales.

 

Bodegas Hiriart - Cigales

 

Formulario de búsqueda

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta