últimoCero
 
Radio Caribú
Antena Radio Karibu
El colectivo Garbanzo Negro creo Radio Karibú, que empezó a emitir en octubre de 1984. Sus emisiones diarias de 23:00 horas a 01:00 en el dial 106 de FM, desde la zona de Cantarranas, provocaron la reacción buscada por sus promotores: mover la ciudad y cuestional al poder, que respondió con cierres, incautación del emisor, multas, detenciones..., para hacer callar a Radio Karibú cuyo buen hacer fue reconocido incluso por organismos oficiales, como el Instituto de la Mujer, aunque las presiones del gobernador civil anularan el premio. Radio Karibú cesó en las ondas, pero quedó su compromiso por la libertad de expresión en conciertos, conferencias, ediciones singulares, etc... En las imágenes, cinco miembros del Garbanzo Negro en los estudios de la emisora e instalación de la antena en la calle Macías Picavea.
17 Enero
1985

Karibú: la emisora que dejó al gobernador civil en calzoncillos

La radio libre sufrió detenciones, cierres, multas y, lo nunca visto: la retirada de un premio nacional del Instituto de la Mujer por ser crítica con algunas autoridades socialistas
F. VALIÑO
Valladolid

"Radio Karibú, sonidos secretos/ Radio Caribú, sonidos indiscretos/ Radio, Radio, Ra-dio Ca-ri-bú..." (AUDIO). Así comenzaba la sintonía grabada por Crónica Negra para Radio Caribú, abierta el 5 de octubre de 1984 en Valladolid por el activo colectivo El Garbanzo Negro que tenía entre sus objetivos agitar la ciudad y atacar al poder que, a nivel local, ostentaba entonces el gobernador civil: Juan Eugenio Picón, a quien representaronEl gobernador civil, Juan Eugenio Picón, pasa revista en ropa interior, a efectivos de la policía, según publicó El Garbanzo Negro. en calzoncillos pasando revista a la policía y dedicaron programas para intentar averiguar si sus slips eran 'abanderado' o 'wong'. Las críticas y ataques tuvieron sus consecuencias: cierres, detenciones, sanciones y venganzas tan mezquinas como la retirada de un premio nacional otorgado por el Instituto de la Mujer.

El Garbanzo Negro había surgido el año anterior gracias a la confluencia de un amplio grupo de jóvenes -y no tan jóvenes- de procedencias dispares. Había libertarios, autogestionarios, exmarxistasleninistas pensamiento Mao Zedong, feministas, asamblearios, punkis... Una fauna muy plural que además de realizar okupaciones -la de la escuela abandonada de la calle José María Lacort fue la más sonada-, editar fanzines, organizar conferencias, conciertos, semanas de cine, fiestas... decidió crear una emisora, que desde su nacimiento se incorporó a la Coordinadora de Radios Libres, que agrupaba a casi un centenar de emisoras surgidas como setas por todo el país. Sin embargo, Radio Caribú se declaraba no ser una radio libre ni pirata. "Es Radio Caribú", decían orgullosos sus promotores, que al poco tiempo utilizarían indistintamente la 'C' o la 'K' para referirse a la emisora.

Todas las noches, en el punto 106 de FM y durante dos horas emitía desde la zona de Cantarranas. Karibú tuvo dos sedes ubicadas en la actual calle Ramón Núñez 1 y en Macías Picavea 7, y una existencia muy ajetreada. Fueron varias las amenazas telefónicas y por correo que recibió la emisora. El segundo día de emisión, llamó a la puerta la policía. No tenía orden de cierre, solo querían "saber algunos datos para un expediente abierto en el Gobierno Civil: propietario de la vivienda, identidad del arrendador y del instalador de la antena, nombres de todos los miembros de Caribú..." No tardarían en colgar en lugar bien visible del estudio de la emisora dos folios mecanografiados con las instrucciones a seguir: "Por si viene (vuelve) la madera".

Una de las amenazas enviadas a Radio Caribú.

Una de las amenazas enviadas a Radio Caribú.

La programación se abría con un informativo realizado por periodistas que trabajaban en diferentes medios de comunicación de la ciudad y que se servían de las noticias del día para contarlas por la noche sin censura ni condicionamientos empresariales. A continuación se daba paso a los programas culturales, sociales, políticos, musicales, feministas... realizados por los miembros de Karibú y colectivos varios, muchos de los espacios sorprendían por su indudable frescura, imaginación y, sobre todo, por su calidad a pesar de estar grabados con medios muy limitados.

Uno de esos programas fue 'Mujeres con sombrero', que se iniciaba y cerraba con la sintonía habitual de la emisora. En el BOE del 1 de mayo de 1985 apareció la Orden de 8 de abril del mismo año "por la que se convocan los premios nacionales sobre tratamiento de la imagen y de la mujer en programas de radio, televisión, prensa y mensajes publicitarios, y a las mujeres realizadoras de cortometrajes y vídeos correspondientes a 1985". Dos mujeres de Karibú contactaron con el InstitutoPuerta de Karibú precintada por policía y manifestación con un tendedero del que cuelgan varios modelos de ropa interior. de la Mujer para comunicar su intención de participar en el concurso y aclarar que se trataba de una radio libre, ya que en las bases de la convocatoria no había ninguna salvaguarda o limitación. El Instituto de la Mujer confirmó telefónicamente que no había ningún problema y en Radio Karibú se grabó el programa y se presentó. El 4 de diciembre, las autoras del programa recibieron un telegrama firmado por la subdirectora del Instituto de la Mujer, Isabel Romero Sabater, en el que se comunicaba la concesión del segundo premio de radio, dotado con 100.000 pesetas, a 'Mujeres con sombrero'. Tras la felicitación, el ruego de ponerse en contacto, etc. En los días posteriores, los medios de comunicación se hicieron eco de la concesión del premio, fallado un mes más tarde de que Radio Karibú fuera cerrada por orden del gobernador civil de Valladolid, Juan Eugenio Picón. El 17 de enero de 1986, la secretaria general del Instituto de la Mujer, María Teresa Martínez, envió una carta en la que después de aludir a la concesión del premio decía que el organismo que representa ha tenido conocimiento de "que la emisora radiofónica en la que se emitió el programa premiado carecía de la preceptiva concesión y de acuerdo con la normativa vigente había sido clausurada por orden gubernativa".

"Dado que -añadía- el jurado que otorgó el premio desconocía esta circunstancia en el momento de dictar su fallo, este Instituto, una vez conoció la misma, inició el oportuno expediente de revisión de acuerdo con (...)". Dentro del plazo marcado, el 31 de enero, las autoras del programa -Concepción Aragón y Ana Eva Antón- presentaron en el Ministerio de Cultura-Instituto de la Mujer un escrito de alegaciones, en el que se exponía, entre otras cosas, "la irregularidad del expediente administrativo para revisar la concesión del premio, que además no es conforme a derecho, puesto que los actos administrativos declarativos de derecho son irrevocables". Las autoras también solicitaron que "la Administración formule el pertinente recurso de lesividad por vía judicial".

De nada sirvió. Radio Karibú denunció que la revisión del fallo se debía a las presiones de ciertas autoridades del PSOE, entre las que citó al gobernador civil, Juan Eugenio Picón, "que tampoco en esta ocasión ha dudado en pedir ayuda a su íntimo amigo Gregorio Peces Barba, presidente del Congreso, para intentar silenciar a los críticos con el poder".

CIERRE

Hacía pocos días que Radio Karibú había celebrado su primer aniversario, cuando la noche del 17 de octubre de 1985 varios policías irrumpieron en Radio Karibú, cuando la mayoría de sus miembros trabajaban en el montaje de un concierto al día siguiente de Eskorbuto, Cicatriz, RIP y Disrupción, en el polideportivo de la Rondilla con la colaboración de la Concejalía de la Juventud del Ayuntamiento de Valladolid. "El Gobierno Civil en uso de las facultades que le están conferidas en el RD 1.433/1979, de 8 de junio, y RD 3.1777/1980, de 22 de diciembre, HA RESUELTO interrumpir las emisiones radiofónicas clandestinas de RADIO CARIBÚ y la clausura de los equiposConcentración contra el cierre de Karibú en la Plaza Mayor. correspondientes, mediante el precintado de los mismos. Todo ello con la advertencia de que en caso de incumplimiento o quebranto de los precintos será puesto en conocimiento de la jurisdicción ordinaria, por si pudiera revestir en la desobediencia indicios racionales de la comisión de un delito", decía el papel que presentó la policía.

Tras las primeras horas de desconcierto, El Garbanzo Negro decidió volver a emitir "porque independientemente de la inexistencia de una normativa jurídica específica sobre las Radios Libres y por tanto no cabe decir que Karibú carezca de autorización administrativa, no estamos dispuestos a renunciar a la libertad de expresión".

 

FUERA PRECINTOS

El lunes 21, a las 11 de la noche, Radio Karibú volvió a emitir y retransmitió en directo el desprecintado de la emisora. Desde el concejal del PCE pasando por la Federación de Asociaciones de Vecinos, UPC, CNT, JOC, Radio Cometa, CNT-AIT, Afectados por el Síndrome Tóxico, Colectivo Ciudadano por la Paz y el Desarme, Movimiento de Objetores de Conciencia, CCOO, UJCE... todos dan su apoyo a que las emisiones continúen.

Pero al día siguiente, martes 22, poco después de las 11 de la noche, la policía regresa. "Eso estará apagado", dijo un sagaz inspector, según se cuenta en un fanzine de El Garbanzo Negro. "Sí, no ven que no hay ninguna luz encendida", le replicó alguien de la radio. Los micrófonos seguían abiertos y todo el que estaba sintonizado en el 106 FM se enteró de lo que sucedía. Muchas personas fueron las que acudieron a la plaza de Cantarranas, donde quedaron cercados varios agentes y vehículos policiales. La protesta se extendió por el centro de la ciudad durante la madrugada. Pero la policía había vuelto a precintar la emisora y en esta ocasión incautar el emisor.

"Por sorpresa, premeditación y alevosía el gobernador civil , Juan Eugenio Picón, cerró la radio y nos robó el emisor. Un emisor que todavía hoy nos espera en una estantería del Juzgado de Instrucción número 2 de Valladolid", publicó El Garbanzo Negro en su fanzine que incluía una copia del precinto de clausura de la emisora, en el que se hacía una semblanza del gobernador civil, que aparecía en calzoncillos pasando revista a los agentes de la policía en la comisaría de Las Eras, y se informaba de los últimos acontecimientos.Protesta durante la inaguración de la SEMINCI en el escenario del Teatro Calderón.

Al día siguiente, la policía detuvo a un miembro de la radio, que sería juzgado posteriormente y para el que se pidieron 8 meses de prisión y una multa de 250.000 pesetas. Más de un centenar de personas se autoinculparon en el juzgado de ser miembros de Radio Karibú, emisora que recibiría numerosas muestras de apoyo, ya que El Garbanzo Negro había conseguido calar en una parte de la sociedad con la emisora y otras actividades, como los conciertos. Memorable fue el que ofreció Siniestro Total en las instalaciones deportivas universitarias de Ruiz Hernández, con Miguel Costa meando en el escenario y Alberto Torrado comiéndose un micrófono. Otras acciones, menos escatológicas y posteriores en el tiempo, fue la edición del álbum de cromos 'The Radio', diseñado por Mano Negra (Manolo Sierra), y en el que participaron importantes artistas plásticos, encabezados por Juan Manuel Díaz Caneja, Domingo Criado, Gabino Gaona, Cuadrado Lomas, Jorge Vidal, José Noriega, Fernando Santiago, Luis Nieto... El álbum, editado bajo el nombre de KOKA (Kolectivo de Komunikación Alternativa), se presentó el 2 de junio de 1986, en la Casa Revilla con una exposición de originales de 'El Víbora'.

El Garbanzo Negro, antes de su disolución, desplegó durante meses una amplia campaña de agitación a favor de la reapertura y devolución del material robado por la policía. Tres días después del cierre, el viernes 26, miembros de Karibú interrumpieron la gala de inauguración de la Semana Internacional de Cine exhibiendo una gran pancarta en el escenario del teatro Calderón a favor de la libertad de expresión. Derecho por el que hay que pelear todo los días...

Portada, contraportada y páginas interiores de la colección de cromos editada por KOKA (Kolectivo de Komunikación Alternativa), realizado por Mano Negra en beneficio de Radio Karibú.

Portada, contraportada y páginas interiores de la colección de cromos editada por KOKA (Kolectivo de Komunikación Alternativa), realizado por Mano Negra en beneficio de Radio Karibú.

 
Presentación | El equipo | Videos de Apoyo | Suscríbete | Contacta